PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Si desea preguntar algo a la esclava lilaNegra{AMANDA}, La esclava dará respuesta a sus preguntas. Si desea que se le responda en forma privada favor de advertirlo para tenerlo en cuenta. Por favor dirija sus cuestinamientos al correo de la esclava:

lilaoscura@gmail.com
En caso de no obtener respuesta de la esclava por favor reportelo a La Dueña de la esclava:

amandahernandez2@gmail.com


REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

Es Deseo de LA SEÑORA AMANDA, que esta esclava comparta en el blog algunas de las reflexiones, reglas, rutinas, etc. Todas ellas consecuencias de practicas, castigos, meditaciones, sentimientos etc. anotadas en su bitácora diaria de esclava. El orden de la publicación será al azar. En este sitio aparecerá la ultima publicada y las anteriores podrán consultarse en el siguiente enlace:

REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

"Es natural que esta esclava se sienta deprimida, triste y vacía cuando sabe que su actuar no resulta agradable a La Dueña".
27/10/10


jueves, 5 de noviembre de 2015

Vocabulario


Le han pedido a la Sra. Amanda y a mí en lo personal que escriba nuevamente en el blog.

La verdad es que deje de hacerlo porque sentí que no tenía mucho que decir o compartir.

Y no es que mi vida se haya vuelto rutinaria o que bien haya dejado de crecer como persona, como sumisa y como esclava. 

Como mujer, como persona eso es imposible amando y siendo amada por la mujer más maravillosa del mundo. 

Mi amada, el amor de mi vida Amanda. 

Como sumisa, como esclava también es imposible porque siendo la sumisa, la esclava y la propiedad de la Sra. Amanda siempre esta al pendiente de que crezca. 

Siempre esta exigiendo un poco mas de entrega de su propiedad, exige siempre ir mas adelante, que me sienta mas suya mas sumisa mas esclava. 

Como decía al principio del párrafo pese a que he seguido creciendo en todos sentidos es difícil para mí el poder compartir nuevos temas que puedan ser del interés de quienes leen este blog.

Sin embargo porque es un deseo de Mi Dueña que trate de retomarlo tratare de hacerlo de la mejor forma posible. Al menos lo intentare. 

Sus sugerencias amables lectores sobre algún tema que deseen que trate serán  bienvenidas  siempre, así como sus preguntas en mi correo o en el de mi Dueña.

En esta ocasión y a petición de un lector, tratare de explicar ciertos términos que en lo personal uso y que quizás lo reconozco no tengan el mismo significado para algunos ortodoxos. 

Creo que si los expongo será más fácil el  saber a que me refiero cuando los uso, y también un poco sobre algunos términos sajones que se usan en este estilo de vida como los interpreto yo.

Nuestro idioma es muy rico en expresiones, mucho más variado que el inglés y es más fácil muchas veces el poder expresar ciertas cosas con más precisión.

Quiero hacer la distinción de lo que significan para mi algunos términos bastante usados por mi Sra. Y por mi.

Prostitut@: 
Persona que cobra por dar un servicio sexual. En lo personal me gusta más el llamarlas Sexo servidoras ya que me parece que es un termino más digno

Put@: 
Lo que para muchos significa lo mismo que prostitut@ para nosotros significa algo muy diferente. Para mi  Ser Put@ es alguien que es una experta en dar placer sexual .

Zorra:  
Es aquella persona que le gusta y disfruta tener relaciones sexuales con muchas personas por el solo gusto del placer sexual.

En inglés normalmente solo usan dos términos nada mas, uno es Slut que sería el equivalente de lo que yo describo como zorra. Y el de Whore que normalmente es interpretado como lo que yo describo como prostituta.  

No he encontrado al menos un término adecuado en inglés a lo que yo describo como puta.

Así cuando yo hablo de que soy una puta, o que soy  la puta de Mi Sra. No me estoy refiriendo a que me prostituya si no me refiero a  que como parte de mi entrenamiento y mis funciones como sumisa y esclava debo hacer todo lo posible por dominar el arte de dar placer sexual a mi Sra. o  a quien ella indique. 

En ocasiones sin embargo reconozco que en aras de describir ciertas situaciones uso de mala forma el término. 
Un ejemplo es: “me ordeno me vistiera como puta” o bien cuando hablamos de alguna situación dada en el mundo vainilla “le dijo al taxista, te gusta mi puta” etc, esto normalmente sucede cuando desea humillarme ante extraños a nuestra forma de vida.

Por otro lado hay términos que para nosotras son sumamente sencillos y claros de entender en nuestra relación. Dos de ellos son el término de RITUAL y el de PROTOCOLO

Un Ritual para nosotras no se refiere a alguna ceremonia en especial. Para nosotras un ritual es aquello que se hace de una forma ya establecida y se hace rutinaria. Y al decir rutinaria no le quiero quitar o hacer parecer que no es importante. Tengo muchos rituales en mi forma de vida. Daré unos ejemplos.  La hora de levantarme, el preparar el baño, y la ropa de mi Sra. El depilarme todos los sábados. La forma como la recibo cada día. Mi hora de ir a la cama. Etc.

Un Protocolo es aquello que no es por rutina, no es de todos los días. Es algo que se hace en una situación, tiempo y lugar determinados. Quizás quede más claro en el siguiente articulo traducido libremente:  

Telling The Diference Between a Ritual And a Protocol de slavekathy

¿Cuál es la diferencia entre un protocolo y un ritual?
Incluso las personas con experiencia en este estilo de vida pueden confundirse en este tema, pero hay algunas diferencias básicas que permitirán que les permitan  ver las diferencias entre  los dos.

UN RITUAL:

1.- Es una acción que se repite de la misma manera cada vez, por lo general en algún tiempo determinado y un  lugar designado.

2.- Se realiza repetidamente en el tiempo, por lo general con un propósito

3.- Puede ser formal o informal, pública o privada

Algunos ejemplos de rituales comunes son por ejemplo  saludos rituales , donde el sumiso se encuentra con el dominante en la puerta y se arrodilla, la forma y lo que debe decir o pensar  mientras enciende una vela, el pedir permiso y la forma de hacerlo para entrar en la cama del(a) dominante, la preparación del café cada mañana para el dominante o el envío de un " buenas noches "por correo electrónico todos los días antes de acostarse.

Los rituales son dados por el dominante, y están destinados normalmente para invocar un cierto sentimiento, estado mental  o forma de pensar. Si se hace con la intención, los rituales pueden ser una ayuda para lograr un estado calmante y centrado, incluso en el caso de haber tenido un día o situación difícil. Los Rituales fortalecen y sirven como un recordatorio de la unión entre sumiso y dominante, fomentando un sentido de la atención en las cosas de todos los días. Uno de los rituales más socorridos y usados con más frecuencia, es el que se lleva a cabo al llegar a casa. Este ritual es  una buena manera de  ayudar a la transición de un día de trabajo ocupado a obtener el papel sumiso.

UN PROTOCOLO:

1.- Es una conducta o conjunto de comportamientos asignados para un lugar determinado, por un cierto período de tiempo, o durante ciertas situaciones

2.- No ocurre necesariamente sobre una base regular

3.- A menudo puede ser asignado en grados como protocolo  "alto", "medio" o "bajo", en función de la situación.

Algunos ejemplos de protocolos comunes pueden ser restricciones a hablar o dar abrazos a amigos en una fiesta temática, estar obligado a caminar un paso por detrás del dominante en un evento, La prohibición de ver a los ojos a los Dominantes en las reuniones, o estar obligado a hablar en tercera persona o sentarse en una postura determinada en una cena formal "de alto protocolo".

Mientras los rituales tienden a ser  algo que se hace día tras día, los protocolos se asignan de vez en cuando  para situaciones particulares o interacciones sociales. Por ejemplo, un(a) dominante que dice: "Todos los martes debes  lavar y doblar toda mi ropa, colgar las camisas, y arrodillándote poner los pantalones en mi cajón de abajo," eso es la asignación de un ritual. Si dice el/la dominante, "Este martes irás a la fiesta. Durante toda la noche, no puedes hablar a menos que alguien te pregunte algo, ni subiras la mirada cuando estés frente  a cualquier otro Dominante", entonces se esta hablando de un protocolo.

Los rituales y protocolos pueden añadir riqueza, estructura e incluso un poco de diversión a una relación D / s. Saber la diferencia entre los dos puede ayudar a la sumisa a comprender mejor los deseos y las intenciones del(a) dominante, y para ser más agradable al realizarlos.

 Hasta aquí el artículo en cuestión.
Espero que de alguna forma les ayude este post a entender un poco mejor lo que quiero decir en mis post en el blog.

A quien pidió que hablara un poco sobre esto espero que le haya podido aclarar y si hay alguna duda al respecto con toda confianza pueden preguntar a mi correo.


La perra esclava
 lilaNegra{AMANDA}

sábado, 20 de julio de 2013

Fisting Vaginal


Hoy quiero compartir parte de una carta de una sumisa, a quien llamare Paula, ya que el tema que trata me parece interesante. He eliminado su nombre real y todo aquello que no va con este tema y transcribo la parte de mi respuesta sobre el mismo que le envié como me lo solicitó en forma privada. Los invito a que si alguien tiene alguna sugerencia sobre el tema o bien algún consejo o experiencia que quiera compartir con Paula y conmigo lo hagan con confianza como comentario al tema. 


Querida lila:
Me atrevo a escribirte porque tengo algunas dudas y no se a quien preguntarle al respecto. Tengo curiosidad acerca de los efectos a largo plazo del Fisting vaginal o incluso sobre el insertar varios dedos o algún tipo de implementos o juguetes grandes en la vagina. Debo decirte que soy bastante estrecha según mi Ginecologo, lo que me imagino que debe ser algo positivo para mi pareja, sin embargo, estoy entrando en una relación D / s con un AMO que quiere finalmente ser capaz de meter su puño de mi vagina. Dado que esto es nuevo para mí, me da un poco de temor ya  que recientemente inserto 4 dedos en mi vagina y  me hizo sangrar un poco durante unas 24 horas. Básicamente mi pregunta es, si este tipo de prácticas se hacen de forma continua y mañana otro día la relación con este AMO termina y quiero volver a la cópula normal, ¿mi vagina con este tipo de prácticas se estira de forma permanente?

 Querida Paula:
Gracias por la confianza decirte que solo puedo compartirte algo de mi propia experiencia personal y de algunos de los consejos que me han dado al respecto. Espero te sean de utilidad.
   La vagina es un tubo muscular. Es elástico y puede expandirse lo suficiente para que los bebés pasen a través de él. No creo que la mano te vaya a ocasionar un daño permanente de ese tipo en el corto plazo. Entiendo tus miedos y temores. Yo en lo personal le tenía no miedo si no Pánico al Fist Vaginal. Ahora, debo confesarte que lo disfruto al igual que el uso de ciertos juguetes grandes, aunque nada tampoco monstruoso. Mi Dueña tiene unas manos finas y de tamaño mediano y cuando lo hace me encanta. Toda el área genital se hincha un poco y permanece sensible durante algunos días después de una sesión de fisting o de el juego con algún tipo de juguete grande. Si bien por mi relación de tipo lésbica con mi AMA y al no tener relaciones con un hombre no puedo hacer una comparación sobre si la pareja manifiesta alguna disminución en sus sensaciones durante el acto sexual. He preguntado a varias amistades que lo practican y ninguna me ha manifestado que hayan experimentado una disminución  en este sentido, cuando practican el coito de forma normal. Una cosa que te recomendaría y eso es para todas las mujeres, practiquen el fisting o no es que aprendan y hagan los ejercicios de KEGEL. Si se fortalecen los músculos vaginales y aprendes a controlarlos créeme que quien lo disfrutara mucho será tu pareja.
También te recomendaría que no metas cualquier tipo de objetos en tu vagina, es una zona muy proclive a sufrir de infecciones y daños. Todos los juguetes deben ser esterilizados o al menos lavados muy bien con agua y jabón. Y por supuesto que las manos y dedos igualmente. Para el fist te recomendaría que tu AMO o pareja use guantes de latex del tipo quirúrgico desechables que puedes adquirir en cualquier farmacia. Ante cualquier dolor intenso, anormalidad, o sangrado deténganse y consulta con tu ginecólogo. Respecto a tu sangrado no soy Medico y no puedo recomendarte nada. Considerando tu dicho de que tienes una vagina pequeña o estrecha creo que deben considerar que deben tener paciencia para alcanzar su meta. Puede llevarles bastante tiempo y muchas sesiones antes de lograrlo. No tengo que decirte que deben usar no una buena cantidad si no una cantidad exagerada de lubricante y que esto no es una opción es una obligación para evitar en lo posible alguna lesión. Siendo estrecha es importante el usar lubricantes no importando si tu vagina lubrica bien para tus relaciones. De igual modo no hay que introducir los dedos con las uñas largas o sin una buena manicura. Paciencia, lubricación, relajación son las claves. Que no forcé, no empuje, ayúdale guiándolo, abriéndote y adoptando la mejor postura donde estes cómoda y completamente abierta. De igual modo debes mentalizarte para disfrutar lo que está sucediendo, entre más excitada estés y menos preocupada por cosas como si tu vagina quedara estirada permanentemente, será más fácil y de igual modo el placer recibido y la satisfacción de lograr la meta serán más intensos. Por último también el decirte que si bien a algunas personas les gusta la sensación de estiramiento a otras no. Tú tendrás que tomar esa decisión por ti misma, si sigues adelante tratando de complacer a tu AMO o bien lo marcas como un límite de su relación.  En cuanto a que tu vagina quede estirada permanentemente No, eso no va a suceder. Gracias por tu pregunta y por tu confianza

La perra esclava 
lilaNegra{AMANDA}

viernes, 26 de abril de 2013

SESIÓN...



Hace días la Sra. recibió un correo de una persona pidiéndole que ya fuera Ella o Yo describiéramos una sesión que hubiéramos tenido pero detalladamente. Mi Sra. para evitar olvidar detalle grabo una de las ultimas que hemos tenido, y me ha ordenado que la describa en su totalidad tratando de ser lo más descriptiva pero al mismo tiempo evitando describir los sentimientos y pensamientos que pudieran venir a mi mente al volverla a ver.

La cachorra había ido a pasar el fin de semana con su familia. El sábado por la mañana después de preparar el desayuno de la Sra. y el  mío, fui a llamarla y a vestirme ya que solo llevaba puesto unas bragas y una camiseta de algodón con las que había dormido.
La Sra. Tomándome por la cintura me dijo que me quedara así y fuéramos primero a desayunar. Me llevo con Ella hasta el desayunador y me pidió que desayunara con Ella.

Cuando terminamos de desayunar me puse a recoger las cosas y antes de terminar la Sra. llegó hasta donde estaba con una cuerda en la mano. Me ordenó dejar lo que estaba haciendo y me indico que la siguiera. Salimos al patio y recargándome a un poste de madera que sostiene un pequeño techado en el jardín ató mis manos juntas a la parte superior del poste, de tal forma que quede de espalda a El con los brazos en alto y parada de puntillas.

Me indico que esperara (como si me pudiera ir…) y regreso al interior de la casa. Regreso ya vestida con un pantalón y un top deportivo de algodón. Se acerco me hizo una caricia en la mejilla, bajo sus manos y acaricio mi cuerpo sobre la ropa y de improviso empezó hacerme cosquillas en las axilas. Eso hizo que me moviera y casi pierdo el equilibrio si no fuera porque me sostuvo y me ayudó a volver a la postura de recargarme de espaldas sobre el poste. Deslizó su lengua en una de mis axilas mientras su mano acariciaba mis senos sobre la camiseta. Otra vez de improviso me hizo cosquillas y cuando perdí el equilibrio me abrasó por las caderas y acercándose a mi oído me murmuro que tenía muchas ganas de jugar conmigo, que quería que su perrita se portara a la altura que me haría gozar como la putita que era, etc. 

Me acomodo nuevamente y sus manos subieron acariciando mis mejillas, Pasó de la caricia a las pequeñas bofetadas. Su mano izquierda sostenía el lado derecho de mi cara mientras su mano derecha abofeteaba mi lado izquierdo. Si bien eran en corto no por eso dejaban de ser fuertes. Instintivamente mis brazos se cerraron lo poco que podía. Me empujo firmemente contra el poste y con sus manos empujo mis codos para que se abrieran mis brazos nuevamente. Mi actitud de  autoprotección me hizo ganarme otras 10 bofetadas en la otra mejilla y mal acabo con la N° 10 cuando sus manos nuevamente me hicieron cosquillas en las axilas. Nuevamente me sostuvo y acomodo como lo había ya hecho anteriormente. Salió un momento regresando con algunas cosas.

Me empujo firmemente contra el poste y tomando unas tijeras las acerco a mi cara y tiro varios tijeretazos cerca de un mechón de mi pelo al lado de mi cabeza.
-Te verías bien si te corto algunos mechones.- Dijo
Y siguió tirando tijeretazos, aunque sin cortar nada.
Tomo con una de sus manos la camiseta a la altura de uno de mis pezones y tiro de la camiseta con el fin de cortarla. Hizo un pequeño círculo en ella y después con sus manos lo agrando de tal forma que la mitad del seno quedo expuesto. Repitió la operación con el otro pecho. Tomo el pezón de cada pecho entre sus dedos y apretándolos y tirando de ellos los hizo ponerse duros. Colocó una pinza en cada uno de ellos y empezó nuevamente con las cosquillas. Paro, me empujó sobre el poste y jugueteó un momento dando pequeños golpecitos con sus dedos sobre las pinzas. Mordió uno de mis senos y retirándose un poco me tomo con sus manos por las caderas y me pego a su cuerpo que estaba separado un paso del mío. Esto me hizo quedar sostenida solamente por sus manos y la cuerda que ataba las mias.
-Así te voy a follar putita- Y se movía contra mis caderas simulando que lo hacía.
Me bajo quedando mis pies separados del poste quedando recargada solo con la parte de mis hombros en el. Sin soltarme empezó a nalguearme con ambas manos lo que provocaba que mi espalda quedara más arqueada. Me ayudo a acomodarme nuevamente de pie recargada sobre el poste y empezó a mover las pinzas de mis pechos con una mano mientras la otra acariciaba mi entre pierna por sobre las bragas. Sin aviso alguno un golpe seco con la palma desprendió las dos pinzas provocando un pequeño grito de mi parte. Sus manos tomaron mis pechos y los masajearon provocando que la sangre llenara nuevamente los pezones y causando ese dolor placentero que siempre me ha excitado.

Soltó las amarras de mis manos del lado del poste. Tomando la punta de las cuerdas me arrastró tras ella a la recamara.

-Sabes lila hoy quiero oír que quejes, gemir de placer hoy no te amordazaré.- Dijo mientras caminábamos  dentro de la casa.
Ya en la recamara quito la cuerda de mis manos y me hizo colocarlas atrás. Ato nuevamente mis muñecas juntas  y con otra cuerda hizo lo propio con mis brazos arriba de los codos entre estos y los hombros. Otra cuerda ato mis dos tobillos. Me hizo subir a la cama y colocarme boca abajo. Paso otra cuerda por mis axilas y la punta la ato a la que unía mis tobillos haciendo que quedara con las rodillas dobladas.  Me dejo en esa postura por unos minutos mientras fue por un vaso de agua. Al regresar tomo mi pelo y jalándome me hizo quedar con la cara hacia un lado. Golpeo con la palma de su mano mi brazo derecho que quedaba mas expuesto y después el muslo y parte de la nalga. Descargo unos 20 azotes fuertes y paro. Tirando de mi pelo levantó mi cabeza y acercándose a mi cara dijo:
-Así que no le quieres dar gusto a tu Dueña de oírte quejarte Putita. Te enseñare quien manda-
Una de sus manos jalo mi barbilla hacia atrás mientras la otra apretó uno de mis senos con fuerza. Al no obtener respuesta (No podía ya que su mano en la barbilla no me permitía hablar)  Nuevamente empezó a azotar el muslo y la nalga ahora con más fuerza e intensidad. Cuando se detuvo tomo la cuerda que unía mis hombros a mis tobillos y jalándola de los extremos me hizo girar de tal forma que quede de costado sobre la cama. Se sentó a un lado y colocó una pinza en cada pezón. Se aseguro moviéndolas hasta que vio que estaban colocadas firmemente y se paro frente a mi cabeza. Una de sus manos se coloco entre la cama y mi mejilla mientras con la otra abofeteaba mi cara. Paro y empezó a acariciar mis pechos cuidando de no desprender las pinzas. Sus manos bajaron por mi vientre y empezaron a acariciar mi coño sobre las bragas.
-¿Te gusta?- dijo
-Si Señora- Respondí
Siguió por unos segundos sus caricias y de pronto aparto su mano y descargo una serie de palmadas sobre mi coño al mismo tiempo que decía:
-si te gustó ¿por qué entonces no gemiste de placer como la puta que eres?, Ahora gritaras de dolor perra-
Su mano cayó cada vez más fuerte y seguida sobre mi coño hasta que oyó que solté un “AY”
Su mano entonces azotó mis muslos y el glúteo que le quedaba a mano.
Al mi segundo “AY” paró. Tomó aire y me empujo por la espalda de tal forma que mi cuerpo rodó sobre la cama provocando que las pinzas doblaran mis pezones. Un nuevo Ay y una sonrisa de la Sra. Sin querer había descubierto un nuevo juego. Me hizo rodar jalando de la cuerda a la postura sobre mi costado y esperando unos segundos volvió a empujarme sobre la cama. El ejercicio lo repitió varias veces hasta que me dejo nuevamente sobre mi costado.
Empezó entonces a jugar con las pinzas de mis pezones. Las movía de un lado a otro y después tomando una con su mano tiraba y empujaba de ella en forma rápida y repetida, causándome un dolor intenso. Alternaba las dos pinzas para provocar más dolor aún. Paró un nuevo trago de agua y se acerco a mi cara. Un beso en la mejilla, una caricia y un susurro –Eres mía-
De pronto nuevas bofetadas primero en una mejilla y después en la otra hasta que vio una pequeña lagrima en uno de mis ojos. Esa repetición seguida, intensa y corto hacen que ardan. Paró y nuevamente el susurro –Eres mía Perrita- y el beso en la mejilla
Sus manos se apoderaron nuevamente de las pinzas y nuevamente el dolor del movimiento rápido arriba jalando el pezón y abajo oprimiéndolo. Grité, paró y nuevamente empezó solo que  a los pocos segundos en un movimiento rápido las arranco de golpe Produciendo un grito de mi parte.
-Me encanta oírte lila-
Me empujo hasta quedar boca abajo y empezó a nalguearme con fuerza ambos muslos y ambas nalgas. Paro un momento y bajo mis bragas hasta la mitad de mis muslos. Nuevamente azoto mi trasero y cada que cambiaba de nalga jalaba la cuerda que mantenía unidos mis tobillos a los hombros. Sentía la el trasero más que caliente. Me ardía y debía estar ya bien rojo cuando paro. Mientras quitaba la cuerda de mis tobillos a los hombros decía:
-Eres una buena esclava- -Me gustas mucho perrita- -Me haces feliz- Etc.
Cuando termino me jalo y acomodo de tal forma que quede hincada y con la cabeza al ras del colchón el trasero levantado.
Con sus manos empezó a abrir y a cerrar mis nalgas de forma repetida. De pronto las abrió y empezó a escupir entre ellas apenas un cm. arriba de mi ano. Escupía y apretaba y abría mis glúteos. Cuando estuvo satisfecha tomó un plug anal me lo dio a lamer como si fuera un chupón y lo metió en mi ano. Sin más lubricante que su saliva y la  mía. Me relaje todo lo que pude aunque no dejo de causar un cierto dolor no solo por el tamaño si no por la falta de lubricación. Lo sostuvo un momento manteniendo presión sobre el y cuando estimó que no lo soltaría empezó a azotar con sus manos mi trasero. Paraba un momento Abría y cerraba mis glúteos, empujaba y movía un poco el plug y volvía a azotarme. Paró. Me preguntó si estaba bien y le respondí que solo un poco cansada de tener la cabeza torcida. Me Ayudo y me hizo voltearla hacia el otro lado para que descansara un poco.
Tomo un nuevo trago de agua y tomando el flogger empezó a azotar mi trasero y muslos con movimientos rápidos y con golpes fuertes. Paró abrió mis nalgas nuevamente y dijo:
-Estas mojada perrita. Mira que putita me estas saliendo- Con sus dedos empezó a dar golpes repetidos al plug anal
-ya sabes que no puedes acabar sin permiso-
-Si Sra.-
Movió el plug sacándolo a la mitad y volviéndolo a introducir nuevamente varias veces. Su mano rozaba mi coño y me excitaba cada vez más. Lo noto.
-es hora de bajarte un poco la calentura- dijo
Tomó unas pinzas y empezó a colocarlas de tal modo que los labios de mi coño quedaran cerrados. Cuando terminó los empezó a mover para comprobar estuvieran firmes. Nuevas nalgadas y nuevos movimientos de las pinzas. Me dejo unos minutos así en esa posición forzada y cuando regresó traía la fusta en sus manos, Empezó a acariciar con ella mis nalgas dio un pequeño golpecito en las pinzas. Nuevamente acaricio mis muslos y nalgas con la fusta y la descargo con fuerza sobre uno de mis glúteos, Acariciaba unos segundo y después descargaba la fusta cambiando indistintamente de una nalga a la otra o de un muslo a otro.  La postura forzada y el tiempo transcurrido empezaban a hacer mella en mí. Una lagrima, un AY y ella paraba a preguntar si estaba bien. Contaba yo los golpes de la fusta y los agradecía me ayudó esto a distraerme del dolor de las pinzas que empezaba a agudizarse y que tan solo esperaba yo que pasara a la etapa de adormecimiento. Al llegar al N° 50 se detuvo.
-es hora de ver cómo van las pinzas-
Empezó a mover una con movimientos rápidos jalando y empujando.
-Lista la voy arrancar en cualquier momento- Dijo
-Si Señora-
Apreté los dientes y me prepare.
En uno de esos movimientos hacia afuera abrió la pinza y la quitó. El golpe de la sangre me causo el dolor pero al menos no la había arrancado como había dicho. La segunda se repitió la historia y cuando quitó la tercera y última volvió a sorprenderme. Esta vez si la arrancó provocando un grito de mi parte. Su mano acaricio mi coño ayudando a que se llenará nuevamente de sangre.
-Es que eres muy lujuriosa lila. Te toco y te mojas que voy hacer contigo-
Empezó entonces a azotarme con la fusta. Una de sus manos recargada sobre una de mis nalgas hacia que se abrieran y la fusta empezó a hacer sobre el plug y sobre mi coño con golpecitos firmes y continuos. Después de unos minutos dijo:
-Necesito un minuto. No te muevas-
Salió y regresó llevando en sus manos la vara.
-Necesitas algo más fuerte que el flogger o la fusta. Quiero oírte lila-
La vara acaricio mis nalgas mis muslos y sin piedad cayo sobre estos cruzándolos a la altura de mi coño.
-AYY-
Salió el grito de mi boca y mis rodillas impulsaron mis tobillos hacia mis nalgas de forma refleja.
-No hagas eso lila. A menos que quieras un bastinado en la planta de tus pies- dijo poniéndose seria
-Perdón Señora fue reflejo-
Nueva caricia de la vara y nuevo azote que cruzo mis nalgas Después de 10 azotes con la cane quedo satisfecha. Me ayudo a levantarme reviso que mis brazos manos y muñecas no estuvieran fríos ni dormidos al igual que mis pies y tobillos. Me hizo quedar sentada sobre los tobillos. Preguntó si estaba bien y si podía continuar. A lo que respondí que si.
Tomo mi camiseta y con sus manos hizo mas grandes los orificios de tal forma que cada pecho saliera por completo por ellos. Los acarició y tomando la fusta empezó azotarlos con ella. Paró los acarició nuevamente al tiempo que me susurraba al oído:
-Eres una buena perrita. ¿Te gustaría que tu Dueña te toque y te de placer? –
-Si Señora-
Acarició nuevamente mis senos. Bajo su boca hasta ellos, mordisqueo cariñosa y dulcemente mis pezones y su mano se metió en mi entrepierna que estaba cerrada por la postura que tenía. Sus dedos alcanzaron mi clítoris y jugueteo un segundo con el. Se sentó a mi lado y su boca fue nuevamente a mis senos. Los chupo y lamió y de pronto se alejo de ellos y empezó a abofetearlos. Su palma caía una y otra ves sobre ellos. El dolor era intenso y me hizo gritar unas cuantas veces.
-Que te cuesta darme gusto- dijo
Paró un momento y tomando la camiseta abrió mas la rotura de tal forma que los dos huecos se hicieron uno dejando mis senos al descubierto  y totalmente a su alcance.
Empezó a azotarlos nuevamente uno y uno alternando los azotes. Conté los golpes, 20 en total 10 en cada pecho. Paró los acaricio y aplicó otros 20. Paró nuevamente y dijo:
-Muy bien lila. Te haz ganado un premio.-
A continuación se subió a la cama se bajo hasta las rodillas el pantalón y la tanga. Se inclino doblándose por la cintura y tomo sus tobillos con las manos sin doblar las rodillas. Su trasero quedó a unos Cms de mi cara aunque también unos 10 Cms más alto.
-Puedes disfrutar del sabor de tu Ama. Lamé como buena perrita mi coño y mi culo.-
Tenía que esforzarme para alcanzarla pero empecé a hacer lo que me pedía. Después de unos minutos dijo:
-Ahora solo el ano perrita-

Nuevamente tuve que esforzarme más ya que de tanto en tanto cambiaba la altura o bien se recargaba sobre mi cara.

Cuando  lo creyó prudente se despego de mi bajo de la cama subió el Tanga y el pantalón mientras preguntaba si me gustaba el sabor de mi Dueña. Y si lo había disfrutado tanto como Ella lo había hecho.
-Si Señora. Mucho-
Se acerco nuevamente al la cama y tomándome del pelo me movía la cabeza diciendo:
-Eres una verdadera cínica, dime ¿Qué quieres de tu Dueña ahora?-
-Lo que Ella desee Sra.-
Otro nuevo jaloneo de mi cabellera
-¿Quieres que te folle?-
 -Si Señora-
Un jaloneo más
-¿y por qué he de hacerlo perrita?
-Para disfrutar de su esclava Sra.-
Mas jalones, mi cabeza gira de derecha a izquierda y de arriba abajo
-¿Para qué yo disfrute o para gozar tu zorra?
-Las dos Sra.-
-Cínica-
Un jalón mas que me lanzo de espaldas sobre la almohada. Una de sus manos apretó mi cuello y la otra mi frente para clavar mi nuca a la almohada.
-La cabeza bien atrás y no te muevas. Cuenta-
Dijo mientras tomaba el flogger y azotaba con el mis pechos. Lo hizo de forma fuerte y rápida lo que me llevo a más de una vez a lanzar más de un Hayy. Se detenía un momento y decía:
-¿Sigo?-
-Si Sra.-
Y volvía a empezar... Cuando complete 20 sin un Ayyy paró. Quito la cuerda que ataba  juntos mis tobillos y  término de quitarme las bragas que estaban en mis rodillas.

-Bien Abierta- ordenó, mientras me hacia apoyar las plantas de los pies sobre la cama y apartaba mis rodillas abriéndome y dejando a su alcance mi coño.

-Cuenta-
El flogger empezó a azotar mi coño como antes lo hizo con mis pechos. Al tercero paró.
-Dije bien abierta. Obedece-
Abrí más aún las piernas y siguió azotando hasta la cuenta de 20.
Paró y acercandose con sus dedos abrió mi coño y empezó acariciar los labios y el clítoris.
-Estas Húmeda perrita, Eres una putita lujuriosa- Dijo
-Si Sra. Lo soy-
-Entonces creo que podré darte algo de gusto. Pero ya sabes que no puedes correrte-
Tomo el vibrador grande (Hitachi Magic Wand) Y lo apretó contra mi clítoris mientras su otra mano masajeaba uno de mis senos. El placer se volvió intenso tanto que por más que me esforzaba mis piernas tendían a cerrarse. Quito la mano del pecho y se ayudo con ella para abrir mis piernas y evitara que las cerrara. Cuando estaba a punto de llegar al orgasmo le pedí que me permitiera correrme. Paró y dijo que No. No había permiso. Me dio unos segundos de descanso y nuevamente aplico el vibrador ahora entre mis labios. La historia se repitió. Su mano abriendo mis piernas empujando la rodilla hacia afuera mientras la otra sostenía el vibrador apretado sobre mis labios y el clítoris. Nueva suplica y nueva negativa. Paro justo instantes antes del no regreso.
-¿Cómo estas?-
-Muy caliente Sra.-
-¿Cuánto?-
-Como perra en celo, Sra.-
-¿Quieres que te quite la calentura? Pidelo-
-Sra. por favor quiteme la calentura se lo suplico-
-Te daré gusto putita-
Tomó la vara y descargo un azote en mis pechos. Luego otro en el vientre y otros dos más en los senos. Lagrimas salieron de mis ojos y  a cada golpe un  AYYYYY
-Veo que ya se te bajo lo caliente-
-Si Sra.-
Se subió a la cama me levanto de la almohada quedando sentada sobre la cama y ella se puso detrás de mi sentada igualmente. Tomo mi barbilla con una mano echando y sosteniendo mi cabeza hacia atrás mientras con la otra azoto fuertemente mis senos. De pronto paró y empezó a hacerme cosquillas. Paraba solo unos segundos para jalarme al centro de la cama y evitar que cayera de la cama, lo que aprovechaba para azotar con sus manos mis senos.  Nuevas cosquillas y cuando pensé que no podría más se detuvo. Acaricio mis pechos y bajo la otra mano a mi sexo. Empezó a acariciarlo y notando la humedad dijo:
-Te digo no puedo tocarte porque te mojas de inmediato, putita-
Su mano dejó de acariciar mis pechos para azotarlos con la palma fuertemente mientras el dedo de su otra mano me penetraba. Paró desanudo mis brazos y muñecas y me dio un respiro de unos minutos. Me permitió ir a tomar agua y al servicio a orinar. De regreso a la habitación me hizo tenderme boca arriba sobre la cama. Con una cuerda ato primero uno de mis brazos desde el codo hasta la muñeca a la pierna del mismo lado desde la rodilla al tobillo. Repitió la operación con el otro brazo y pierna. Me dejo unos minutos ahí en esa  postura. Cuando regreso traía ya colocado un Strap On. Subió a la cama se arrodillo sobre el colchón entre mis piernas y empezó a penetrarme lentamente con su Strap On. Una vez dentro se detuvo y con sus manos apretó mis pechos. Ante la mueca de dolor los soltó, apoyo sus manos en el colchón y empezó a follarme primero lentamente y después de manera cada vez más violenta. De cuando en cuando paraba y empujaba su cadera contra la mía forzando el StrapOn hasta el fondo de mi vagina. Permanecía unos minutos y volvía a comenzar. A la tercera vez tomando el vibrador dijo:
-No tienes permiso de correrte-
Nuevamente empezó a follarme mientras aplicaba el vibrador en mi clítoris.
Dos veces tuvo que detenerse ante mis gemidos, gritos y chillidos. Se detuvo solamente lo suficiente para que recobrara el control y volvió a empezar. En un momento dado no pude aguantar más y me corrí.
Sin detenerse dijo:
-Veo que puede más tu placer que mis órdenes. Te daré el placer que quieres puta-
Empezó a follarme sin pausa alguna. Cuando me corrí y se lo grite sin el menor caso siguió y siguió fallándome a mis gritos empezó a bofetearme las mejillas con golpes pequeños pero intensos. Después de varios orgasmos por fin paro. Se salió de mí lentamente produciendo un orgasmo final. Me ayudo a  quedar sentada y se recostó sobre la almohada.
Su pie se acerco a mi boca y debí lamerlos y chupar sus dedos mientras Ella colocaba el vibrador entre sus piernas. Lame y chupe sus dedos y pies hasta que logro acabar en un gran orgasmo. Se levantó y regresó al poco rato. Completamente desnuda vistiendo solamente el StrapOn  “doble” (tiene una parte que se inserta en la vagina de quien lo porta  y otra con la que penetra a quien es follado) En una mano el flogger y en la otra un vaso con agua endulzada con miel. Me dio a beber unos tragos y me hizo girar hasta quedar con la cabeza en el colchon y el trasero levantado.
Al llegar al azote N° 50 se detuvo subió a la cama abrió mis nalgas y empezó a dar pequeños golpes al Plug Anal. Lo movió un poco. Lo saco a la mitad y volvió meterlo. Dió una nalgada, sacó nuevamente el plug y tomando el lubricante dejo caer un chorro en mi ano, se paro y me penetro analmente. Apoyando sus manos en mis caderas subió el ritmo y conforme crecía su placer este se incrementaba o disminuía prolongando así su placer. Cuando alcanzo el orgasmo se detuvo unos instantes dentro de mi y cuando hubo recobrado su control se salió lentamente y recostándose sobre las almohadas me coloco sobre sus piernas. Abrió mis nalgas y acaricio mi entrepierna y mi trasero. Sin decir nada empezó a nalguearme fuertemente, sus manos iban de mi trasero a mis muslos y de cuando en cuando un azote entre las piernas. Cuando lo creyó conveniente paró y  me acomodo sentada entre sus piernas, recargada contra ella. Sus manos se apoderaron de mis pezones y empezó a pellizcarlos y jalarlos en todas direcciones. Una de sus manos siguió torturando mis senos mientras la otra daba palmadas fuertes en mi coño a la vez que a mi oído me decía la buena perra que era, que le gustaba que fuera suya, que era su putita, etc.
-¿Estas cansada?- Preguntó
-Un poco Sra.-
-Bien déjame recompensarte lila-
Sus piernas se metieron entre las mías, abriéndolas con fuerza, una de sus manos jalo mi cabeza hacia atrás y sus dedos se metieron en mi boca. La otra tomo el vibrador y lo aplico sobre mi clítoris y de cuando en cuando lo deslizo entre los labios.
-Quiero unos cuantos orgasmos tuyos más lila dámelos. Quiero oírte gemir como perra en celo, como putita mía.-

Me volvió loca y consiguió lo que pretendía cuando al fin retiro el  vibrador y quede exhausta y con los muslos temblando, me abrazo y me dijo cuanto me quería. Se quedo abrazándome un buen rato y diciendo cosas dulces a mi oído, besando mi pelo y dándome las gracias por ser suya. Por fin me soltó y desató mis brazos y piernas. Nuevamente me abrazo un largo rato.
Se paro y tomándome de la mano me llevo hasta el servicio. Me hizo hincarme en la ducha y parándose con las piernas abiertas me dio su lluvia dorada.
-Tu premio mi perrita. Ahora a ducharnos que me ha dado mucha hambre. Te invito a comer-.


La perra esclava 
lilaNegra{AMANDA}

lunes, 4 de marzo de 2013

Sorpresa...


Los invitados llegaron puntuales. Guarde sus abrigos y bolsos y los hice pasar a la estancia donde estaba la Sra. esperándoles. La Cachorra daba los últimos toques a la cena en la cocina. Después de que se saludaron les ofrecí algo de tomar y una vez que quedaron servidos me fui a ayudar a Sandy.
La cena era una cena informal con personas del medio BDSM. La vestimenta no era de código por lo que vestíamos de forma normal a excepción del collar  
Eran tres parejas, a dos de ellas las conocíamos. A la otra no. La mesa estaba dispuesta para 8 personas según había ordenado la Sra. Teniendo en cuenta que de las parejas que conocíamos las dos mujeres eran sumisas, pensamos que aun faltaban más invitados. Normalmente en estas reuniones las partes sumisas no comparten la mesa con los Dom. De la pareja desconocida ni la Mujer ni el Caballero mostraban algún indicio de su rol.
Cuando la cena estuvo lista Sandy le informo a la Sra. Pasaron al comedor y  contra lo acostumbrado se sentaron todos a la mesa y la Sra. llamo a Sandy a que sentara junto a Ella a compartir con los invitados. Me ordeno que sirviera yo.
Durante la cena charlaron como normalmente lo hacen de cosas de todos los días, anécdotas, y situaciones.
Después del postre la Sra. dijo que el café lo tomarían en la estancia.
Serví el café a todos y me retire a la cocina.
La Sra. me llamó y me ordeno esperar de pie en el centro de la estancia.
-Paúl- dijo: -Puedes proceder-
El hombre de la pareja desconocida, se puso de pie y se acerco donde estaba yo. Empezó a desabotonar mi blusa y yo con la mirada busque la de la Sra. Su mirada era esa que adopta para decir “No me hagas quedar mal”.
Paúl no termino de desabotonar mi blusa dejo los botones inferiores sin hacerlo. Con sus manos saco mis pechos y tiro del sostén hacia arriba dejándolos al descubierto. Sus manos los acariciaron y apretaron. Trate de no pensar de poner mi mente en blanco. El hombre tomo mi blusa por los hombros y la bajo, dejándome con esto con los brazos pegados al cuerpo y el torso desnudo. Se situó detrás mío y desabrochando el sostén lo retiro. Sus manos palparon mis pechos y pellizco mis pezones hasta lograr que se endurecieran delante de la concurrencia. Me soltó, subió nuevamente mi blusa y sin decir palabra se fue a sentar nuevamente a su lugar.
Pasaron unos segundos, de esos segundos que parecen horas. Miraba las caras sonrientes y la mirada de la Sra. satisfecha.
-A cuatro- dijo la Sra.
Me puse a cuatro patas y ordeno nuevamente:
-Ve donde Paúl, perrita-
Camine a cuatro hasta donde estaba sentado el Caballero. Al llegar ahí la Sra. me ordeno ponerme sobre sus piernas boca abajo. Hice lo que me dijo y el hombre aquel procedió a levantar mi falda y acariciar mis nalgas sobre las bragas. Después de unos minutos la Sra. asintió con la cabeza y el hombre aquel empezó a nalguearme. Sus palmadas eran fuertes y las distribuía por mis nalgas y muslos. Paró un momento, solo para bajar mis bragas a los muslos y separar un poco mis piernas. Los azotes volvieron a caer sobre mí. Las nalgas y muslos me ardían ya, podía sentir como la sangre se concentraba en ellos, cuando paro. Sin decir más me ayudo a bajar de sus piernas. Volví a la postura de perra y la Sra. exclamo:
-lila, creo que debes agradecer a Paúl. Y creo que una buena forma de hacerlo es lamiendo sus pies y chupando sus dedos-
Uff ojalá que al menos estén limpios pensé para mi.
Solté las correas del calzado, retire los calcetines y tome uno de los pies llevándolo a mi boca.
-Así no perra- Dijo la Sra. Inclínate y lámelos sin tocarlos con tus manos-
Hice lo que me dijo… Me sentía muy mal. No podía dejar de oír las risas y comentarios sobre lo que sucedía. Sabía que los ojos de tod@s estaban sobre mí. Ahí inclinada con las tetas asomando, el trasero rojo al aire y las bragas en los muslos frente a Ell@s.
De pronto la Sra. se levantó. Se acerco a donde estaban lamiendo los pies de Paúl y tomándome del cabello me levanto la cabeza y me llevo nuevamente a cuatro patas hasta el centro de la estancia. No dijo nada solo su mirada que me expresaba su satisfacción. Me hizo ponerme de pie jalando mi pelo.
-En espera-
Puse mis manos enlazadas en la nuca, los codos abiertos y las piernas tan separadas como las bragas me lo permitieron.
Paúl se levanto nuevamente, se acerco y situándose detrás de mí, puso sus manos delante y levanto poco a poco mi falda por el frente, dejando a la vista de Tod@s mi coño. Una de sus manos se poso sobre el y con un dedo recorrió mi raja, frente a todos. Sentí que mi cara era un tomate en un horno. Su dedo se metió en mi coño y salio de inmediato, Su mano subió a la altura de mi boca e introdujo su dedo en ella dándome a probar mi intimidad. Lo chupe y lo retiro. Desabotonó mi falda la cual cayó al piso. Se inclinó y sacó mis bragas dejandolas a mis pies. Se puso al frente y fue entonces cuando su mirada se cruzo con la mía y pude ver una sonrisa en ella. No pude dejar de pensar en ese instante que era cómico como debía verme ahí desnuda, expuesta solo vestida con una blusa a medio abotonar con las tetas al aire. Supongo que son mecanismos que la mente usa para ayudar en estas situaciones.
Desabotonó por completo mi blusa y la saco dejándome desnuda por completo. Su dedo volvió a penetrar mi coño y salio nuevamente pero en vez de dármelo el lo llevo a su boca y los chupo ávidamente.
Empezaba a excitarme y sabía que si no controlaba mi mente pronto sería evidente.
Sus manos se apoderaron nuevamente de mis senos, los acarició, pellizco y jalo los pezones y cuando estuvieron erectos sin ninguna advertencia los propino una fuerte bofetada. El dolor ante lo inesperado de su acción me hizo dar un paso atrás e inclinarme un poco.
Se retiro y fue a su silla.
La Sra. se acerco y acercando su copa a mi boca me dijo que bebiera. Me abrazó y susurro a mi oído que estaba orgullosa.
Paúl volvió a levantarse y se puso a frente a mí retirado unos pasos. La mujer que lo acompañaba se acerco y sin decir nada empezó a desnudarlo. Pensé era su sumisa desnudando a su Amo y empecé a pensar que me esperaba.
Cuando estuvo desnudo por completo a excepción de los boxers que usaba. Un tipo bien formado de unos 35 años que se veía que cuidaba de su cuerpo pero sin exageración.
La mujer preguntó si yo podía quitarle los Boxers. La mirada de la Sra. me dijo que siguiera.
Me acerque y con sumo cuidado baje los boxers y con gran sorpresa me encontré con que el tipo aquel llevaba un implemento de castidad. Debo reconocer que me desconcertó eso. No lo esperaba. La mujer dirigiéndose a mí, dijo:
-lila necesito pedirte un favor.- Alargo una vara y dándomela dijo:
–Azótalo hasta que te diga. ¿Quieres?-
-Lo que ordene Ud- dije
Acerco una silla, hizo inclinarse a Paúl sobre ella con las manos sobre el asiento y dijo
-Empieza lila, si eres tan amable-
La verdad es que no sirvo para ese tipo de cosas, soy masoquista, no sádica.
Empecé a hacerlo, pero a los pocos azotes se acerco la Mujer y tomando la vara en sus manos dijo:
-Niña eres muy blanda te enseñare como-
Tomo impulso y descargo la vara sobre los glúteos de Paúl dejando de inmediato un verdugón en ellos. Paúl aunque lo esperaba no pudo dejar de pujar y mover las caderas de un lado al otro tratando de alivianar el escozor que debió causarle.
La mujer volteo a la concurrencia e invito a que azotaran a Paúl.
La vara fue de mano en mano y el pobre Paúl acabo con las nalgas y los muslos rayados con los verdugones que la vara levanto.
Cuando la azotaina acabó, la mujer se acercó y dijo:
-lila necesito de tu ayuda-
En las manos traía un Plug anal, un tubo de lubricante y unos guantes de látex. Me alargo los guantes indicando me los pusiera. Puso a Paúl con la cara al piso y  el trasero levantado.
Puso lubricante en mis manos enguantadas y me pido lo lubricara.
Empecé a tratar de hacer lo que me dijo pero no se quien estaba mas nervioso si Paúl o yo el caso es que no podía introducir bien mi dedo para lubricarlo.
Una nalgada en el trasero escocido del pobre Paúl acompañado de un “Abre Perro” de la Mujer lo hizo relajarse de inmediato. Cuando considero que ya estaba listo la mujer tomó el plug y empezó a empujarlo y girarlo en el recto de Paúl hasta que estuvo todo dentro.
Le hizo permanecer en esa postura frente a tod@s por un largo tiempo.
La Sra. me indico que podía ir a cenar a la cocina. Me estaba apenas sirviendo cuando llego Paúl tan desnudo como yo y dirigiéndose a mi me indicó que le habían mandado a servirme. Aunque le dije no era necesario, me pidió aceptara porque si no podía ser castigado.
Mientras me servia me explico que era nuevo, que tenía pocos días al servicio de su Ama y que esta aun no le había dado su collar. Se disculpo por todo lo que había tenido que hacer conmigo, pero me explico que era lo que le habían ordenado. De igual forma se desvivió por hacerme sentir bien. Que era un honor el haber compartido conmigo, que sabia de mi experiencia, que si me había dado cuenta de la cara de orgullo de mi Sra. y de admiración de los otros Amos y sumisas. Y entre comentario y comentario se deshacía en disculpas.
Estaba terminando de cenar cuando la Sra. me llamó. Los presentes querían felicitarme. Aunque en el fondo este tipo de felicitaciones y comentarios me hacen feliz porque a mi Sra. la hacen sentirse orgullosa, me cuesta trabajo recibirlos.
Al final la que hablo fue La Sra.
-lila en verdad me hace muy feliz tu entrega y me siento orgullosa de ti. Pero quiero que e quede claro que no eres más que ninguna otra esclava ni sumisa. Que no eres más que paúl. Que solo eres mi propiedad, mi juguete, mi perra.-
-Si Sra. lo se. Gracias a tod@s por sus comentarios-
Me invito a sentarme al otro lado de Ella.
La Dueña de Paúl lo llamó.
Este acudió de inmediato y la mujer sacó una caja de regalo y se la alargo. Paúl la abrió y cuando vio lo que había en ella se puso de rodillas, beso los pies de su Sra. y le dio las gracias. Fue un momento emocionante para todos. La cara de Paúl decía todo.
Saco de la caja el collar que había en Ella y lo mostró a todos. Su Dueña se lo quito de las manos y dijo:
-Paúl espero que pueda guiarte como se debe y hacer de ti un buen sumiso. Espero que nunca traiciones tus ideales ni mi confianza. Hoy te pondré este collar y serás mi propiedad.
No habrá nada más importante que servirme y cambio tendrás mi guía y mi cuidado.-
Volteo a verme y sonriéndome me hizo seña de acercarme. La Sra. me indico que lo hiciera.
La Domina tomo el collar, se puso delante de Paúl. Con su mano levanto la cara de este y le indico que la mirara a los ojos. Pasó el collar por el cuello de paúl y me pidió que lo abrochara por la nuca.
Cuando quedó puesto, solo dijo:
-Ahora si ya puedes decir que eres mío-
Paúl le dio las gracias y nuevamente se hinco a besar sus pies.
A partir de ese momento todos compartimos el resto de la velada. Paúl no dejaba de estar pendiente de mí, por supuesto sin descuidar para nada a su Ama.
Ya en la madrugada cuando nos disponíamos a dormir La Sra. Amanda me dijo que estaba orgullosa de mí. Me explicó que no me había dicho nada para que todo saliera espontáneo y que además quería que me sintiera humillada porque ya me hacia falta el que me hiciera ver que no soy más ni mejor que otr@s sumis. Podré tener mas experiencia pero no soy más que su juguete, su propiedad y que cada que haga falta buscara la forma de hacerme ver lo que soy.

La perra esclava 

lilaNegra{AMANDA}

martes, 13 de noviembre de 2012

Visita Al Dr.


NOTA: Es muy importante la salud para todos los seres humanos. Pero la salud de una esclava es fundamental para poder servir de forma completa y total a su dueño.
Es importante de igual modo que las mujeres acudan al ginecólogo al menos una vez al año. El examen no es agradable por muchas razones, pero el acudir al medico puede evitar un cáncer cervico uterino, de mama o de colon. Quise describir esta experiencia para aquellas mujeres que no se han hecho un examen completo sepan en que consiste y pidan a su medico lo haga y no solo el raspado para el papanicolau. Y a los Amos para que sepan de que se trata y que entiendan también que al menos unos días (depende de cada mujer) quizás su pareja, esposa, sumisa o esclava no estén en la mejor forma para tener relaciones sexuales sobre todo. Vayan con un medico que les inspire toda su confianza.
Este post a pesar de que la Dra. que nos atiende es una Domina, no tiene nada que ver con juegos de Médicos usuales en el BDSM. Es el relato de un examen real y profesional como lo sentí yo.


- Por la tarde a las 5.00 tienes cita con la Dra. XXX. Te veo en el consultorio-
El mensaje llego a mi teléfono a eso de las 10 de la mañana. Verlo y fruncir el gesto fue algo instantáneo. Debió avisarme antes. Tendré que buscar quien me supla en el trabajo y no será fácil por la premura del tiempo.
Me desconcierta un poco ya que no es que desee que la acompañe porque dice claramente que TENGO CITA. Además no me ha dicho que este enferma o sienta molestia alguna.

Respondo el mensaje con otro:

-¿Por qué debo ir a verla? ¿No se puede cambiar la cita? Es muy apresurada, tendré que buscar quién me cubra-

Responde casi de inmediato:
-Si la esclava hubiera estado pendiente de sus obligaciones hace una semana hubiera hecho la cita con la Dra. Para cuando mejor le conviniera. Le recuerdo que desde hace una semana debió ir  a efectuarse el examen anual del papanicolau.-

¡¡Mierda!! Lo olvidé…

-Lo siento Sra. lo olvidé. Ahí estaré- Respondí.

La Dra. XXX es una ginecóloga amiga nuestra y que tiene la ventaja de ser Domina. Su marido también Dominante es Medico traumatólogo.

Me bañe y me arreglé para la cita. Ir al Medico y en especial al gine no es una de las cosas que muera por ello.

Cuando llegue al consultorio ya estaba ahí la Sra.  La salude normalmente y me senté a su lado a esperar. Pasó una Sra. que la pobre estaba a punto de parir supongo por  el tamaño del vientre. Se levanto con dificultad y entro a la consulta.

Por fin salió y la recepcionista nos llamo para que pasáramos…

Nos recibió la Dra. como siempre de abrazo y beso y pasamos a su consultorio.

-Bien veo que es lila quien viene a verme hoy. ¿Tienes algún problema o solo vienes a tu examen anual?-
- Me siento bien, solo vengo a lo del examen de cada año-
- Bien lila, por favor pasa, desnúdate la enfermera te dará una bata. En cuanto estés lista voy-
Pase a la sala de reconocimiento me desnude detrás del biombo donde ya la enfermera había colocado una bata limpia...

Me senté en la silla de reconocimiento dejando los pies colgados a un lado. Después de unos minutos entro La Señora y la Dra., la que dirigiéndose a la enfermera le indico nos dejara sola.

-Hola lila, ¿como te has sentido? ¿Algo que te moleste, o algo que te parezca raro, extraño?-

-No Dra... he estado bien-
-¿Problemas con el periodo?-
-No, ya ve que soy bastante regular y he estado bien sin cólicos ni nada extraño
-Bien –
Se acerco, bajó la bata dejando mis pechos al descubierto y empezó a examinarlos
Los apretó, los miró, y de igual forma examino los pezones.
-lila tranquila- dijo cuando mis pezones con el examen se pusieron duros. –Soy la Dra. ahora niña. Debo hacer eso lo sabes bien. Más, cuando se al maltrato a que son expuestos-
Me puse toda colorada.
-Bien es hora de acomodarse en mi silla- dijo mientras se colocaba unos guantes de látex.
-Puedes ponerte la bata-

Inclino el respaldo de la silla para que me acomodara cómodamente recargada la espalda y subí las piernas a los soportes de la silla. Las mujeres saben que es una postura bastante mortificante al quedar completamente abiertas y expuestas a los ojos del medico.

Coloco una sabana arriba de mis muslos aunque ella sentada al frente tenía una visión y acceso total.

Acerco una lámpara grande con lente de aumento y la colocó alumbrando mi vagina.
Lila si gustas ver lo que hago puedes mirar el monitor que tienes al frente dijo.
¡¡ CARAMBA!! Ahí estaba yo totalmente expuesta a todo color en el monitor

Su dedo índice empezó a palpar la parte superior de mi pubis, apretando de cuando en cuando.  Siguió con esa labor por la parte externa de mi coño en la unión de este con los muslos, Después dos de sus dedos separaron los labios para poder ver el clítoris.
La Sra. y la Dra. mientras tanto hablaban de mil cosas… soltó los labios y retiro solo por un momento sus dedos. Metió su índice por la parte interna de los labios de la parte inferior y poniendo el pulgar por la parte externa los recorrió apretándolos entre los dos dedos buscando alguna cosa extraña. Retiro nuevamente sus dedos de mi interior, se puso un poco de lubricante en el dedo índice con dos dedos de la otra mano abrió mis labios y lo metió apenas en la entrada de mi vagina con la yema hacia abajo, subió el dedo y con el dorso del mismo levanto mi clítoris. Lo vio y saco sus dedos de entre mis piernas, tomo más lubricante con el índice y metió el dedo lubricado hasta el fondo. Me explico que era para lubricar bien el camino y para examinar mi interior. Su dedo recorrió mi interior totalmente antes de salir. Tomo el Especulo de una bandeja con agua tibia, lo coloco a la entrada de mi vagina y empezó a colocarlo dentro con un giro. Lo acomodo y procedió a abrirlo. Vio un momento dentro de mi y tomo un hisopo largo de algodón, lo metió a través de especulo y tomo una muestra de mi interior. 

Saco el hisopo y depositó parte de la muestra recogida en una plaqueta de vidrio, la roció con un liquido y la dejó a aun lado. Tomo una herramienta, un palito largo que en la punta tenia la forma de espátula con algunos recortes como dientes pequeños. Lo metió a través de especulo y raspo el interior. Algo molesto y quizás un poco doloroso pero nada exagerado. Lo saco y deposito en otra plaqueta de vidrio la muestra rociándola con un líquido.  Retiro el especulo. Dando por terminada la recolección de muestras para el examen del Papanicolao Me explico que examinaría a continuación mi matriz. Se quito el guante de la mano izquierda y se puso bastante lubricante en lo dedos de la derecha. Metió el dedo medio y el índice en mi vagina y empezó recorrerla con un movimiento circular examinando con el tacto las paredes. Al llegar a la parte superior con los dedos hacia arriba y profundamente metidos empezó a palparla con la mano izquierda la parte de mi vientre de tal modo que sus dedos que me penetraban pudieran sentir cualquier anomalía según me explico. Fue tentando y oprimiendo exteriormente la forma de mi matriz mientras como dije antes sus dedos lo hacían por dentro siguiendo la opresión de sus dedos. Termino y retiro sus dedos de mi interior. A este examen me dijo lo nombran examen bi manual

Nuevamente se puso más lubricante en la mano enguantada para proceder al examen Recto vaginal. Con los dedos índice y medio de su mano derecha bien lubricados, los abrió un poco y mientras el índice me penetraba vaginalmente, el medio lo hacia por el recto, sus dedos se movieron en mi interior tocando las paredes por ambas partes. Saco sus dedos y procedió a ponerse mas lubricante en el dedo índice, me penetro asnalmente con el y empezó a girar el dedo 360° en mi interior palpando el recto. Cuando acabo retiro su dedo y examino la parte externa de mi ano. De esta forma dio por terminado el examen. Me alargo uno pañuelos desechables y me dejo un momento para que me limpiara un poco. La Sra. y ella se retiraron al consultorio  Me vestí y las alcance en el consultorio.

Al verme entrar ambas callaron y la Dra. Dirigiéndose a mí dijo:
-Lila le comentaba a Amanda que todo se ve bien.-
-Me alegro Sra. Respondí-
-Hey aquí soy solo la Dra. Niña-
-Bien Amanda a ti te toca venirme a ver en 15 días y quizás de una vez debías hacer la cita también para sandy-
- Si ahora al salir hago la cita con tu recepcionista-
-bueno pues entonces las veo en 15 días aquí y vamos planeando algo para una noche de estas o un fin de semana. –
-Si sería bueno. Te llamo para ponernos de acuerdo- Dijo la Sra.
Nos despedimos, pagamos la consulta y reservo para Ella y sandy y salimos.
Ya en el auto empezó a hablar.
-Bien que tienes que decirme-
-¿De que Sra.?-
-De tus olvidos. Olvidaste que tenías la cita con la Dra.  Te olvidaste que me perteneces y debes cuidarte porque eres mía.-
-Perdón Sra... La verdad es que lo olvide-
-Lo olvidaste por desordenada y descuidada. Debiste anotarlo en una agenda o en un recordatorio de tu Teléfono-
-Si. Sra. Lo siento-
-Sentirlo no basta, espero que pongas más atención en las cosas importantes y la salud es lo más importante para una persona-
-Tratare de ser más cuidadosa Sra.-
-Eso espero. Por cierto pon en tus pendientes el recordarme que le pregunte a la Dra. Sobre un método anticonceptivo adecuado para Tí -
Salte del asiento, literalmente
-¡¡¿QUÉ?!!-
-Te recuerdo tus modales se dice ¿Qué Sra.? creo que fui bastante clara, ¿algún problema?-
-No Sra. solo que…-
-¿solo que qué?-
-Nada solo me sorprendió su comentario Sra.-
-No se porque te sorprende, lo hemos hablado muchas veces. Solo quiero estar segura de que cuando suceda, este y estés preparada en todos aspectos-
-Si Sra.-
El resto del camino ni Ella ni yo hablamos nada.



La perra esclava 

lilaNegra{AMANDA}

domingo, 14 de octubre de 2012

Límitaciones



Hoy deseo escribir sobre algo que es parte de mi educación y/o entrenamiento como esclava en propiedad de la Sra. Amanda

Son dos aspectos que quizás puedan parecer rutinarios y quizás para muchos incluso puedan parecerles excitantes.

Son cosas que como esclava se que debo hacer y las hago, pero eso no quiere decir que sean de las cosas que disfruto haciéndolas.
Se que se habla y se dice que una sumisa debe sentirse feliz y complacida dándole gusto a su Dominante. Que su placer es verlo contento y complacido. Es cierto, no hay mayor recompensa que eso. Pero eso no quiere decir que todo lo que ordena sea para su placer o bien que sea agradable hacerlo para la sumisa.
Ejemplos simples hay muchos. Si me tengo que levantar muy temprano a preparar su ropa, su baño y desayuno, lo haré con agrado y gusto por que se que eso le permite dormir un poco más. Pero eso no quiere decir que no me gustaría dormir un poco más, quedarme otros minutos acostada. Hay otras tareas que simplemente creo que no son de las que le proporcionen algún placer y que sin embargo debo hacer, cosas como el barrer, el aseo de la casa, etc. Y las hago porque es mi obligación hacerlas, no porque me muera de gusto haciéndolas.

Hay dos acciones que por mi propia personalidad me cuestan mucho el hacerlas, me causan conflicto y son un verdadero “martirio” para mí y es de lo que voy a escribir a continuación. Son limitaciones que tengo como esclava, como persona y que espero algún día eliminar de mi personalidad

Son dos prácticas muy comunes dentro del BDSM, dos Ordenes que físicamente son muy fáciles de obedecer, pero que como dije antes a mi me hacen sufrir mucho.

La primera de esas órdenes es la de MOSTRARME

Esta orden implica por una parte el estar desnuda y adoptar varias posturas. La orden puede ser para que me MUESTRE a mi Sra. O bien a quién ella indique.

Si estoy vestida, debo despojarme del calzado y la ropa y doblar esta y colocarla a un lado.
Debo pararme delante de la persona a quien me MOSTRARE, abrir las piernas de forma amplia, las manos en la nuca, estar erguida, el pecho levantado, la cara al frente viendo a la persona. Dirigirme a la persona y solicitar su aprobación de forma respetuosa para empezar.
Al recibir la autorización, debo tomar mis pechos por la parte baja de estos, uno con cada mano y hacer el gesto de ofrecerlos durante algunos segundos, después mis manos deben bajar hacia el frente y abrir mi coño por otros segundos empujando levemente mi pelvis al frente. En seguida debo dar la espalda, acariciar sensualmente mi trasero por unos segundos, abrir mis glúteos con las manos y doblarme por la cintura en ángulo recto y permanecer así por otros segundos.
Si ante quién me muestro es la Sra. Normalmente regreso a la primera postura. Ella entonces ordena lo que quiera, que me vista, que me retire o lo que Ella considere que deba hacer.

Si es otra persona, entonces debo preguntar respetuosamente si desea que le muestre algo más detenidamente. Hasta ahora siempre han dicho que no, dan las gracias o hacen algún comentario sobre si soy educada, obediente o hermosa. Doy las gracias y mi Ama entonces ordena lo conducente.

Como se puede ver no hay ningún esfuerzo físico en ello sin embargo para mi el tenerme que mostrarme de esa forma implica un gran esfuerzo Psicológico. No es porque me sienta humillada, si fuera así lo diría, como lo he dicho que algo que me humilla es que me haga pasar como una prostituta ante las personas. Esto es otra cosa un sentimiento de no puedo hacer eso. Es mental.

La otra orden o práctica es la de INSPECCIÓN.
Esta orden me produce el mismo efecto que la anterior y se refiere a cuando la Sra. me inspecciona, ya sea a solas o delante de otras personas (Doms o sumis) y más esfuerzo aun cuando invita a alguna de sus amigas Dominas a que participe.

Al igual que en la orden anterior, esta orden de INSPECCION demanda que al empezar debo estar desnuda, en la misma postura e implica diversas posturas en el transcurso de la misma.

Siempre usa guantes de latex quirúrgicos y empieza por mi cabello, ojos, oídos, abre mi boca y observa no solo la dentadura, si no también que la lengua este limpia y que no haya mal aliento.

Sigue con mis pechos, los cuales palpa, aprieta y examina intensamente al igual que los pezones.

En la inspección vaginal, debo abrirla yo con mis manos y ella examina que este limpia, sin mal olor, secreciones etc. Para lo cual no se limita a una inspección visual si no que introduce uno o dos de sus dedos en ella. De igual forma examina los labios y el clítoris, tocándolos y viendo estén limpios.
Sigue con las piernas y los pies que estén aseados y arreglados correctamente.

Se coloca detrás de mi y empuja mi espalda para indicar que examinara mi trasero. Debo doblarme y poner las manos sobre las rodillas para sostenerme. Ella abre mis glúteos y observa y palpa mi ano y la zona entre este y mi vagina. Si lo cree necesario pone lubricante e introduce uno o dos de sus dedos para comprobar la limpieza.

Aprieta, y palpa mis glúteos y muslos para ver su firmeza.    

Dentro de esta inspección también revisa la manicura de mis manos, y el depilado de todo mi cuerpo, axilas, pubis y zona anal.

Si hay alguna observación la hace, si es leve debo tratar de corregirla lo antes posible. Si es grave, no solo debo corregirla si no que abra un castigo.

Igualmente que el mostrarme esto es igualmente traumático para mi y repito quizás a la mayoría piensen que es humillante, pero no es eso lo que me causa esa dificultad para obedecer o disfrutar de esa entrega hacia Ella. Ni siquiera pienso en que me humilla con eso, no me siento humillada cuando lo hace. Son solo mis limitaciones que aun no puedo vencer.


La perra esclava 
lilaNegra{AMANDA}