PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Si desea preguntar algo a la esclava lilaNegra{AMANDA}, La esclava dará respuesta a sus preguntas. Si desea que se le responda en forma privada favor de advertirlo para tenerlo en cuenta. Por favor dirija sus cuestinamientos al correo de la esclava:

lilaoscura@gmail.com
En caso de no obtener respuesta de la esclava por favor reportelo a La Dueña de la esclava:

amandahernandez2@gmail.com


REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

Es Deseo de LA SEÑORA AMANDA, que esta esclava comparta en el blog algunas de las reflexiones, reglas, rutinas, etc. Todas ellas consecuencias de practicas, castigos, meditaciones, sentimientos etc. anotadas en su bitácora diaria de esclava. El orden de la publicación será al azar. En este sitio aparecerá la ultima publicada y las anteriores podrán consultarse en el siguiente enlace:

REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

"Es natural que esta esclava se sienta deprimida, triste y vacía cuando sabe que su actuar no resulta agradable a La Dueña".
27/10/10


miércoles, 25 de julio de 2007

Sesión 24/07/07



Hay ocasiones en que no se porque razones todo se conjunta, para bien o para mal. Ayer fue un día en que eso ocurre. Ayer fue un día que todo salió bien.
Quiero aclarar que lo que expondré no es una critica a mi Ama, diciendo que en otras ocasiones no se comporta a la altura, lejos de atreverme a eso. Simplemente como decía al principió creo se con juntaron hechos que me hicieron sentir plena.
El caso es que el día de ayer, mi Ama me hizo sentirme verdaderamente suya. Logro sacar mi entrega total, plena hacia Ella. Ejerció su pleno dominio sobre su esclava.
Cuando llegue por la tarde de trabajar me encontré con la sorpresa de que mi Señora se encontraba ya en casa lo cual me extraño, ya que no me había comunicado que lo haría como lo tiene acostumbrado. El caso es que al preguntar el porque, si sucedía algo, simplemente me contestó que no pasaba nada. Pregunte si ya había comido o si quería comer (Ella normalmente lo hace en el trabajo). A lo que contesto que no, que no deseaba nada. Al insistir en que si sucedía algo. Se acerco y me dijo ya te dije que no, pero ya que quieres saber el motivo de mi llegada temprano, ahora te lo explicare. Estaba yo de pie lavando el vaso de agua que acaba de usar. Cuando sentí como me abrazaba por detrás, y metía su mano entre el pantalón y penetraba mi vagina con sus dedos, mientras su otra mano apretaba con fuerza mi seno izquierdo y me decía al oído, ahora lo sabrás perrita.
Saco su mano de mi pantalón y tomándome del collar me obligo jalándome a ponerme en 4 patas y me llevo al sofá de la estancia. Con habilidad desabrocho el pantalón y me lo bajo a medio muslo (sabe que eso me humilla), se sentó en el sofá, me quito la blusa, y abriéndose de piernas me expuso su sexo diciendo lame, jalo mi cabeza y la metió entre sus piernas tapando mi cabeza con su falda, mientras una de sus manos acariciaba mis senos y cuando paraba de lamer apretaba con fuerza el pezón para indicarme que debía continuar. Sentí el olor, el sabor de mi dueña. Me jalo del collar retirándome del paraíso en que me tenía, para ponerme sobre sus piernas y azotar mis nalgas y muslos con su mano mientras yo contaba y daba gracias. Cuando su mano se canso, me arrastro nuevamente del collar hasta la recamara, saco la cadena que usa en ocasiones en lugar de la correa y la ato a mi collar. Puso las muñequeras en mis muñecas y los restrictores en mis tobillos, me llevó nuevamente a la sala donde me hizo hincar con la cabeza al suelo y las manos pegadas a mis tobillos, Junto con una argolla mis muñecas a mis tobillos. Y recostándome, me dio la vuelta quedando boca arriba, abrió mis piernas y ordeno que las mantuviera así, se acerco y manoseo mis senos, vientre y sexo, mientras preguntaba de quien eran esas cosas.
Tomo un banquillo y sentándose al frente con la cadena del collar en una mano y con su fusta en la otra, se dedico a dar pequeños golpes en mis muslos y genitales, mientras que tirando de la cadena me obligaba a levantar la cabeza mientras me preguntaba si no adivinaba porque había llegado temprano. Estaba disfrutando mi Ama, lo podía ver en su cara, en sus ojos. Era plena dueña de la situación, no preguntaba, actuaba sobre lo suyo.
Después de un rato y viendo que estaba yo excitada, soltó mis manos de los tobillos me llevo a la recamara donde me indico me pusiera nuevamente en la postura anterior, volvió a fijar mis manos en los tobillos y coloco una barra separadora para que no cerrara las piernas.
Me dio sus ordenes: Estarás vendada, amordazada y tapare tus oídos, así que si sientes que estas en necesidad de que pare. Deberás apretar los dedos de las manos en puño y soltarlos varias veces. ¿Quedo claro?,
Vendo mis ojos, puso la mordaza y antes de tapar los oídos pregunto ¿lista? A lo que asentí con la cabeza. Puso unos tapones en mis oídos y me sumió en un aislamiento total del mundo externo.
Pasaron varios minutos en que me entretuve pensando que debía ante todo guardar la calma. En este estado de aislamiento el tiempo se desvanece, se empieza a perder la noción de el. No sabe una si ha pasado unos minutos u horas. Mis pensamientos iban de cosas sin importancia como lo que haría de comer para el día siguiente, a cosas totalmente diferentes como el preguntarme porque me excitaba estar en aquella situación. Sabía que lo principal era que no debía dejar que mi mente empezara a pensar en que Mi Ama no estaba ahí en la habitación. Eso me llevaría a una situación de pánico de solo pensar que algo podía suceder y yo no podía hacer nada. Después de lo que me pareció un largo tiempo y que supe posteriormente, solo fueron 15 minutos, sentí un fuerte pellizco en uno de mis pezones que duro segundos, para varios minutos después sentir un segundo en el otro. Me sirvieron, me trajeron nuevamente a la realidad, me hicieron pensar nuevamente en que mi Dueña estaba ahí pendiente de que no me pasara nada. Minutos mas tarde sentí sus manos abriendo mis labios y como su dedo índice y el pulgar apretaban poco a poco mi clítoris haciéndome pasar de una sensación plenamente placentera a una de dolor intenso, debió notar mis gestos porque aflojo la presión. Estaba yo muy excitada, por todo esto, sentía como se mojaban mis labios y mis muslos.
Mi Ama, quito la venda y los tapones de mis oídos y acariciándome me dijo con palabras dulces que la tenía contenta.
Me toco y viendo mi humedad y mi excitación me indico que quitaría la barra pero que no cerrara las piernas. Llevaba ya puesto su cinto con su dildo, y estaba desnuda. Se acomodo hincada en la cama y colocando mis caderas entre sus piernas me penetro.




Lo hizo con fuerza, sus movimientos eran continuos, entraba y salía mientras tiraba de la cadena del collar y me decía ¿dime perra te gusta como te toma tu Ama? Me indico que no tenía permiso de correrme. Me acercaba al clímax y pedí permiso, el cual me negó, veía su cara como le complacía tenerme así, tomarme así. El saber que disfrutaba con aquello me producia una excitación más intensa. Volví a pedir permiso y en respuesta recibí un NO, AUN NO, y un golpe en los pechos con su mano abierta, que me hizo controlarme. Cuando sintió que estaba a punto me dijo, si quieres llegar al final suplica que te de placer. Lo hice Y me dio su permiso, tomo mis rodillas con sus manos y las mantuvo abiertas, me corrí y ella siguió con su entrar y salir en mi, pidiéndome otro orgasmo, no paro hasta que se lo di. Una vez que termino quito la mordaza de mi boca y manteniéndose sentada a unos centímetros de mi boca me ordeno lamerla y penetrarla con mi lengua, De rato en rato tomaba un descanso sentándose en mi cara, asfixiándome. Ordeno que lamiera también la entrada de su ano y así en estos términos continuo hasta venirse plenamente en mi boca, inundándola con sus mieles.
Una vez que estuvo satisfecha, me soltó, dio un masaje a mis brazos y muslos, me abrazo y me mimo como a una perrita consentida. Hablamos largamente de lo que había pasado, de nuestros sentimientos, tanto corporales como mentales. Me dijo que lo disfruto mucho, que era una buena esclava, que había quedado complacida a lo que respondí agradeciéndole y expresándole que me había sentido plena, totalmente suya, que me encantaba que me hiciera sentir su dominio, que me dí cuenta de cuanto me conocía, con sus tiempos exactos en todo. Dormimos abrazadas hasta ya entrada la noche.
Es fabuloso ser la perra y la esclava de mi Señora Amanda.
Julio 25 2007
La perra esclava lilaNegra{AMANDA}

2 comentarios:

BELMAR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BELMAR dijo...

Cambia el mundo al poner o ponerse el collar,
se asume el rol y pertenencia!