PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Si desea preguntar algo a la esclava lilaNegra{AMANDA}, La esclava dará respuesta a sus preguntas. Si desea que se le responda en forma privada favor de advertirlo para tenerlo en cuenta. Por favor dirija sus cuestinamientos al correo de la esclava:

lilaoscura@gmail.com
En caso de no obtener respuesta de la esclava por favor reportelo a La Dueña de la esclava:

amandahernandez2@gmail.com


REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

Es Deseo de LA SEÑORA AMANDA, que esta esclava comparta en el blog algunas de las reflexiones, reglas, rutinas, etc. Todas ellas consecuencias de practicas, castigos, meditaciones, sentimientos etc. anotadas en su bitácora diaria de esclava. El orden de la publicación será al azar. En este sitio aparecerá la ultima publicada y las anteriores podrán consultarse en el siguiente enlace:

REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

"Es natural que esta esclava se sienta deprimida, triste y vacía cuando sabe que su actuar no resulta agradable a La Dueña".
27/10/10


martes, 25 de septiembre de 2007

Lunes 24 De Septiembre De 2007 (II)


Como me dijo el otro día alguien ayer me di de narices. Ante la llamada donde se me instruía de lo que deseaba, mi pensamiento empezó a trabajar de más.

Como decía ayer estaba llena de ansiedad y excitación, por lo que imagine me esperaba. Nunca imaginé que la sesión iba a ser como fue. Al principio todo lo normalmente previsto y lógico sucedió.
La escuche subir las escaleras y tome la postura pedida. Abrió la puerta y con la mayor naturalidad paso a mi lado y sin mirarme siquiera hizo un cariño en mi cabeza y se siguió sin decir palabra hasta su recamara. Pasaron los minutos y me empecé a desesperar y a cansar. La correa en mi boca me empezó a hacer babear y el no poder moverme o girar la cabeza para saber si estaba detrás mío, me empezó a incomodar. Después de un buen rato como les decía apareció nuevamente y se planto frente a mí. Solo podía ver que iba descalza y llevaba su bata blanca de algodón ya que la mirada baja no me permitía ver más. De pronto tomo mi barbilla con su mano y levantando mi cara dijo “¿La perrita quiere salir a dar la vuelta?” Me asuste nada más de pensar que en serio pensara a sacarme así como estaba. “No es hora, tu amita esta cansada” me dio dos pequeños golpecitos en la mejilla y tomando la correa de mi boca. Enredo la cadena en su mano y tomándola corta me hizo caminar a 4 hasta el cuarto de juegos. Ahí como si fuera una perrita me empezó a acariciar metiendo su mano acariciando mi vientre pechos y un poco más tarde entre mis muslos. “Mi perrita esta húmeda, tendré que poner remedio”. Pensé que me tomaría, que me haría suya. Tomo la ball gag y me la coloco, después tirando de la cadena me hizo poner de pie y me sentó en la barra que tiene el banquillo de hacer abdominales. Aunque esta acojinado para que no se lastimen los empeines y tobillos cuando hace una ejercicio, no dejaba de ser un poco molesto. Dicho banco esta (Ella se había encargado de moverlo por la mañana) frente a uno de los espejos que existen y me sentó de tal forma que me reflejaba yo perfectamente de frente.

Una vez sentada me hizo extender los brazos y coloco en cada palma una de esas tobilleras con peso que se usan al hacer ejercicio. Una vez en esa postura me ordeno que no bajara los brazos o dejara caer los pesos. De momento no hubo problema. Tomo el diario y se sentó a un lado ignorándome. Yo podía verme en el espejo. Los minutos pasaron lentamente De pronto se levanto y con su mano limpio unas gotas de saliva que habían caído en mi pecho y dando un repasón a los mismos no dejo de apretar uno de mis pezones. Eso me hizo mover apenas los brazos. La respuesta fue inmediata. “No los bajes” se retiro un poco y por el espejo pude ver como se acercaba a la mesita y tomaba la fusta. Se puso casi de frente a mí pero cuidando no taparme la vista de mí persona que se reflejaba en el espejo. Me empezó a decir si alcanzaba a ver lo linda que me veía, que si me gustaría que jugara conmigo, que que prefería, si que me acariciara (azotara) los senos con la fusta o la entrepierna, etc. empezó a caminar alrededor mío. Los brazos se volvían más pesados, sentí la fusta tocar apenas mi trasero, acariciaba suavemente mis glúteos apenas rozándolos suavemente, el movimiento involuntario de mis caderas me hizo sentir nuevamente el soporte donde estaba sentada entre mis muslos. Pude ver como levantaba la fusta para descargarla en mi trasero y cerré los ojos esperando el golpe. La fusta dio en el banco. Pero ante el encogimiento que tuvo mi cuerpo y el cansancio de los brazos, los baje.
Sin decir nada, me quito la ball gag. Y dijo “
espero. ¿qué tienes que decir?”
Perdón fue sin querer, no pude evitarlo Ama.
MMMM --frunció las cejas.-- Bien no estuvo mal. Quiero que tomes nota fueron 10 minutos. La próxima vez quiero más tiempo y más concentración. Estuviste concentrada no en lo que te ordene si no en lo que hacía yo. Pon las manos en el soporte e inclínate. Sentí el golpe seco de la fusta en mi trasero. “¿Como se dice?”
Gracias Ama

Sírveme la cena ya acabamos

2 comentarios:

Agua & Fuego dijo...

La concentración es sin duda una virtud... lograr aislarte de lo que te rodea y ubicar cada uno de los sentidos en aquello que te ocupa no es nada sencillo...
Un cordial saludo desde las llamas para tu Señora y para ti, LicánTropo.

lilaNegra{AMANDA} dijo...

agua y fuego, efectivamente no lo es y me cuesta mucho trabajo en este momento. pero saldre adelante