PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Si desea preguntar algo a la esclava lilaNegra{AMANDA}, La esclava dará respuesta a sus preguntas. Si desea que se le responda en forma privada favor de advertirlo para tenerlo en cuenta. Por favor dirija sus cuestinamientos al correo de la esclava:

lilaoscura@gmail.com
En caso de no obtener respuesta de la esclava por favor reportelo a La Dueña de la esclava:

amandahernandez2@gmail.com


REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

Es Deseo de LA SEÑORA AMANDA, que esta esclava comparta en el blog algunas de las reflexiones, reglas, rutinas, etc. Todas ellas consecuencias de practicas, castigos, meditaciones, sentimientos etc. anotadas en su bitácora diaria de esclava. El orden de la publicación será al azar. En este sitio aparecerá la ultima publicada y las anteriores podrán consultarse en el siguiente enlace:

REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

"Es natural que esta esclava se sienta deprimida, triste y vacía cuando sabe que su actuar no resulta agradable a La Dueña".
27/10/10


lunes, 10 de septiembre de 2007

Sábado 08 De Septiembre De 2007



Como ya se esta haciendo costumbre el sábado me invitan a comer, eso es muy bueno jajaja.
Este Sábado pasado, después de arreglar todo y ponernos lindas la Señora me indicó que iríamos a comer y después a efectuar la compra de la despensa.

Me indico que me quería vestida con una falda y una blusa de algodón de color blanco, y unas sandalias de piso bajo. Aunque no es primavera hace calor y el atuendo me pareció muy adecuado. Ella iba vestida con un vestido de manta con bordados en el cuello de corte cuadrado y unas bellas zapatillas descubiertas. Por supuesto que como bellas y coquetas mujeres no podíamos prescindir de las gafas para el sol.

Fuimos primero a comer a un pequeño lugar que esta situado sobre una callejuela, y tiene mesas en el exterior sobre la acera. Nos dieron una mesa precisamente en esa parte. Pedimos lo que deseábamos beber y comer al mozo. Mientras servían la orden y bebíamos un aperitivo, La Señora me hizo notar que un par de chicos nos veían insistentemente, en la mesa que estaba a la derecha de la nuestra. Bromeábamos respecto a que se veían muy jovencitos, de aparentemente 19 - 20 años. Como la comida se tardaba en llegar, la Señora me dijo que la acompañaba al servicio. Nos levantamos y fuimos hacia allá. Una vez dentro me comento: lila vamos dándole un poco de gusto a esos críos. Saco unas pequeñas tijeras de su bolso y con ellas corto el segundo botón de arriba hacia abajo de mi blusa. La arreglo de tal modo que se abriera un poco y si se observaba de lado se podían ver mis senos. Quiero que parezca que no te haz dado cuenta que el botón se cayó.
Ella sabe que no me gustan esas cosas, como sumisa era uno de mis limites el no mostrarme en publico. Proteste un poco haciéndome la loka diciéndole cosas como: pues si no tengo nada que mostrar, en vez de excitarlos les daré pena con mis pequeños pechos.
No tomando en cuenta mi comentario agrego: Tendrás que fingir que no te haz percatado hasta que alguna persona te diga algo al respecto. Me iré a sentar y me alcanzas. Volvió a dar una mirada a su trabajo, me dio un beso y dijo te espero en la mesa.
Estos tipos de juego que acostumbra, sacados de su mente de improviso, me sacan mucho de balance. Me ponen en un grado de excitación muy intenso. No hablo de excitación sexual, aunque algunas veces también la sienta, me refiero a un estado de excitación y ansiedad, sabiendo que debo comportarme como lo que soy, su esclava, su propiedad y que no es broma lo que desea. A veces incluso me asusta un poco el no saber a donde llegará y si seré capaz de estar a su altura. Como sumisa las reglas eran menos o más claras según como se mire. Podía negarme más fácil. Normalmente sabía a donde iba y hasta donde llegaría lo que Ella pretendía. Como su esclava se que simplemente debo de obedecer y que si bien sigo teniendo las palabras de seguridad, el usarlas representa el no poder alcanzar algo que ella desea lograr junto conmigo.
Tome aire y abrí la puerta del servicio y me dirigí a la mesa sin voltear a ver a nadie y tratando de disimular y de no ruborizarme. Al llegar a la mesa me encontré con que mi bebida estaba precisamente en el lugar que quedaba frente a los chicos, Según me dijo La Señora había derramado la suya por accidente en su lugar y se había cambiado al mío. Su conversación y comentarios como siempre estaban dirigidos a provocar mas tensión y expectación en mi. Cosas como lo haces bien, se ven preciosos, quisiera apretarlos, te están viendo, babean, etc me turbaban más y más.
Llego el mozo con la comida, sirvió y través de los gafas oscuras podía ver como se le iban los ojos. La Señora cuando se retiro y le comente, solo sonrió y dijo eran imaginaciones mías.
Mientras comíamos siguió el tormento verbal, y los comentarios sobre mis senos y de que los chicos aquellos no veían la comida. Después de muchas vueltas del mozo para preguntar mil y una cosas, si deseábamos algo mas, si todo estaba bien, etc. pidió la cuenta.

Los chicos aquellos no despegaban la vista de nuestra mesa. La verdad es que me sentía muy cortada. Una vez acabada la comida, y mientras traía la cuenta el mozo, me dijo muy seria: lila que contrariedad que nadie te haya dicho que tu blusa se abre, tendrás que seguir así hasta que alguna buena persona se digne advertirte. Pagó la cuenta y antes de salir me indico la acompañara nuevamente al servicio. Ahí no aguanto y apretando mis senos me volvió a besar diciendo simplemente: que placer me das mi lila, me encanta seas tan obediente. Acomodo mi blusa nuevamente para que pareciera abierta por la falta del botón y salimos a las compras. En la tienda de autoservicio, veía yo como me miraban, los hombres bueno ya imaginaran unos tratando de disimular otros de plano miraban cínicamente y hasta se acomodaban para tener mejor vista. Me di cuenta que la gente no se atreve quizá por pena a avisarnos o decirnos algo en estas situaciones. Al llegar al área de las cajas por fin una señora ya grande de edad se acerco y muy discretamente me dijo niña traes la blusa abierta cúbrete. Hice como que si no supiera y con la mano cerré la blusa haciéndome la sorprendida. Sacando un seguro o imperdible de su bolso me lo dio diciendo anda ponte esto, mientras coses nuevamente el botón y déjame darte un consejo: Usa un sostén. JAJAJAJA al oír esto me puse roja como pocas veces lo he hecho. La sangre la sentía en toda mi cara y cuello, Debí parecer un tomate. Las orejas pense se quemarían de tan calientes que las sentía Jajaja
Agradecí su ayuda y le di un beso diciéndole que seguiría su consejo. La Señora AMANDA estaba pagando ya la mercancía pero podía ver que no perdía detalle de la situación. Al salir y llegar a donde teníamos aparcado el auto, saco de una bolsa de la compra una blusa nueva y me dijo cámbiatela. Cuídate que no te vean mientras lo haces. Me agache y me cambie de blusa. Una vez que lo hice dijo, ahora si podemos ir rentar una película para verla en casa con un gran pote de palomitas de maíz.
Ya por la noche al irnos a dormir y por supuesto de haber comentado sobre esta experiencia, me abrazo y me dijo:
Gracias lila por todo lo que me das. Fue un día muy bello y divertido.
Ya ahora, después de unos días me río yo también un poco de todo esto, aunque no sabré que haré el día que volvamos al restaurante nuevamente
.

6 comentarios:

jade dijo...

La verdad es que ha sido intenso y divertido leerte jajaja (no me hables de sujetadores que por mi parte no suelo llevar... si es que soy muy "comoda" :P)
La gente en realidad es que pasa bastante de andarnos diciendo segun que cosas y si encima metemos al genero masculino de por medio ni te cuento XD

Besitos.

BELMAR dijo...

JEJEJEJEJ...

;)

Ayanay dijo...

Llegue a este sitio por Belmar jajajaja

Que entretenida jornada, me imagino la cara de ella cuando te veia ahi expuesta a las miradas de otros, eso debe haber sido muy excitante.

Besos querida

ana dijo...

hola, la verdad es que es gracioso a veces las cosas que nos pasan, por otra parte, lo difícil que es a veces ser esclava, hasta ahce bien poco yo era sumisa y bueno, no sé, creo que es diferente. La verdad es que ahora que estoy aprendiendo a ser esclava, veo lo duro que es pero ...!me sigue encantando!BEsos

entregada dijo...

Buenas tarces lilita, al menos fué la blusa, a mi en una ocasion al salir del aseo se me quedo subida la minifalda y se veia parte del culete, que vergüenza cuando me di cuenta, imagino la tuya sabiendolo de antemano.

Un besito

Anónimo dijo...

Me encanta este blog y lo considero el mejor y el mas realista. Como sumisa de poca experiencia he encontrado muchas respuestas a traves de lila. Nunca me habia animado a comentar, pero al ver que pasan los dias sin que escribas, me animo a hacerlo para decirte que no nos olvides, que habemos sumisas que te leemos y aprendemos de tu 24/7. Es mi caso. Por favor lila se mas constante y escribe verdaderamente un diario. Ya va esto como un semanario.
No estoy autorizada por mi ama para entrar a este tipo de paginas, pero la necesidad de saber que hay otras como yo y que no soy un bicho raro, me lleva a desobedecerla un poquitin (espero no me descubra) y por eso escribo como anonimo y me pondre de nombre Alias.