PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Si desea preguntar algo a la esclava lilaNegra{AMANDA}, La esclava dará respuesta a sus preguntas. Si desea que se le responda en forma privada favor de advertirlo para tenerlo en cuenta. Por favor dirija sus cuestinamientos al correo de la esclava:

lilaoscura@gmail.com
En caso de no obtener respuesta de la esclava por favor reportelo a La Dueña de la esclava:

amandahernandez2@gmail.com


REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

Es Deseo de LA SEÑORA AMANDA, que esta esclava comparta en el blog algunas de las reflexiones, reglas, rutinas, etc. Todas ellas consecuencias de practicas, castigos, meditaciones, sentimientos etc. anotadas en su bitácora diaria de esclava. El orden de la publicación será al azar. En este sitio aparecerá la ultima publicada y las anteriores podrán consultarse en el siguiente enlace:

REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

"Es natural que esta esclava se sienta deprimida, triste y vacía cuando sabe que su actuar no resulta agradable a La Dueña".
27/10/10


jueves, 28 de mayo de 2009

Humillación

Este tema en si mismo es siempre para mi difícil y lo es porque la humillación por si misma lo es para mi. ¿Por qué escribo sobre esto?. Bueno creo que porque es en algo que siempre he pensado y esta en mi mente. Se que necesito de la humillación, pero no entiendo aun ha ciencia cierta el porque de esta necesidad.

La humillación es una de esas cosas ambivalentes que me suceden a menudo. Una parte de mi no solo no le gusta, se resiste a ella e incluso puedo decir que la aborrezco en cierta medida. Pero por otro lado la necesito, me hace entrar en un estado de excitación mental y también física. Y también me produce una gran excitación sexual cuando va dirigida en este aspecto. Se que cada persona es diferente, pero para mi la humillación que me cuesta mas trabajo de manejar es la humillación física. Y es que para mi modo de ver no hay humillación física que no conlleve con ella una humillación mental y/o emocional y si puede haber según mi punto de vista una humillación mental y/o emocional, sin que haya una humillación física..

Para poner un ejemplo puedo decir que aun recuerdo esa primera vez que ante un grupo de personas del ámbito BDSM, en una reunión en casa, La Dueña me hizo atender a los invitados, no solo desnuda, con el collar puesto y con una ball gag que me hacia babear sobre mi misma. Ya en soledad recuerdo que lloré mucho, pero eran lagrimas mezcla de dolor por la humillación y de coraje porque toda la noche estuve excitada. Ahora no es tan difícil para mi este tipo de situaciones pero no porque no siga sintiendo esos sentimientos de esa primera vez, es más sencillo solo porque existe mas confianza y más familiaridad. Y también debo reconocer que es un poco menos fuerte el aceptarlo ya que se que lo he hecho antes.

Pero también estoy conciente que cada nueva prueba de este tipo, cada vez que me humilla de alguna forma que no lo ha hecho antes me lleva aun estado parecido aquella primera vez, y me afecta de forma intensa.

Si me hubieran preguntado hace unos años si soñaba en convertirme en la perra de la Sra. AMANDA, hubiera contestado que si era una broma. No hubiera ni siquiera en sueños haber tenido un pensamiento de ese tipo y sobre todo no creo que hubiera considerado que no me afectaría mental y emocionalmente el ser tratada como una perra. Y ahora pues lo soy, no solo su perra si no su esclava y lo disfruto en muchos aspectos. No niego que en ocasiones me retuerzo y me cuesta trabajo cuando me ordena algunas cosas, o cuando hago que no me gusta y se que estoy obligada a hacer. Pero al final de cuentas lo hago y encuentro una satisfacción en hacerlo

Algunas personas no pueden manejar la humillación verbal. Muy al principio tuve algunos problemas con ello, cuando empecé como sumisa. Pienso que en parte fue por la relación amorosa que ya existía. Pero fue disminuyendo de forma rápida y pronto pude manejarla adecuadamente. La humillación física, actualmente actúa en mi provocándome sentimientos degradantes, haciéndome sentir como algo de lo más bajo, una puta, una perra, algo menos que un ser humano. Mucho tiempo no fui capaz de hacerlo, recuerdo que le decía a La Dueña: “Por favor no me obligues a hacerlo” “en verdad no puedo” Y Ella cedía a mis suplicas y mis ruegos.
Ahora poco a poco me ha llevado a aceptar esas cosas sin mayor problema para mi. La Dueña sabe que cosas y que palabras desencadenan actitudes y reacciones negativas en mi, sabe que yo pienso que aún no me las ha ordenado, o me las ha dicho todavía. Hacer cosas humillantes es algo que me cuesta mucho trabajo, que es realmente difícil para mi hacerlas, pero curiosamente yo misma me admiro de anhelarlas… Y eso también lo sabe.

¿Por qué siento eso?

Pienso que es por la sencilla razón que yo se que La Dueña disfruta el que yo haga cosas que odio, si me lo pide. Siento que es una forma de mostrarme el control que tiene sobre mí y cuando desea mostrarme de forma eficaz que este control es fuerte y total, es cuando me hace hacer las cosas más humillantes. Me gusta y disfruto el que me muestre que le pertenezco, que me muestre quien y que soy. Me hace hacerme sentir mas suya cada vez que lo hace.

Otra razón es que considero que fortalece nuestra relación de Dueña/esclava. Si es cpaz de decirme cosas, hacerme hacer cosas que me hacen sentir y aparecer como lo más bajo y despreciable que pueda haber, como en ocasiones me siento… Y cuida de mi, me quiere de cualquier forma… Entonces es una forma incondicional de quererme, de aceptarme y ese tipo de relación es la que quiero para mi toda la vida

Por último, realmente pienso que esa humillación me hace mantenerme y darme cuenta de mi estado de sumisión. Como decía, me veo odiando en un momento dado lo que estoy haciendo, pero de manera increíble en esos momentos tengo un sentimiento, una sensación increíblemente de sumisión y de agradecimiento ya que La Dueña me pidió algo muy difícil para mi, porque considera que puedo hacerlo. Eso me hace superarme. Me empuja a ser más. Me permite el mostrarle lo grande de mi entrega, de mi sumisión a Ella. Mostrale que puedo ser como lo que Ella desea que sea.

Y algo pasa entonces dentro de mi que no puedo explicar. De alguna forma me hace y me siento más fuerte. Me hace dame cuenta de que puedo hacer cosas y manejar situaciones mas de lo que nunca soñé que podría. Sin embargo no todo es fácil. Si bien la humillación en mi, funciona como una forma de refuerzo, también es cierto que crea una condición de stress muy fuerte. El stress puede ser desencadenante de malas actitudes y puede en un momento el dar lugar a pensamientos y emociones dañinos en una relación. Afortunadamente La dueña y esta esclava hasta ahora, hemos buscado el crear un entorno y canales de comunicación muy honestos en nuestra relación, de forma que incluso ese tipo de emociones y pensamientos negativos y/o potencialmente dañinos podamos discutirlos de forma abierta y honesta. Esto ha hecho de mi una mujer más fuerte y nuestra relación tanto de pareja como de Dueña/esclava más solida.

La humillación no es algo que yo ame, que busque aunque en ocasiones la necesite. No podría lidiar con ella si no estuviera yo segura del lugar que ocupo en la vida de la Sra. AMANDA. Se a estas alturas de la relación que es algo que puedo manejar, e incluso como ya he dicho antes que incluso en ocasiones necesito y anhelo y que por supuesto de alguna manera termino por acabar agradeciendo.

Sra. AMANDA, Soy totalmente suya en la forma que Ud. Quiera que lo sea, y lo soy de la forma más profunda de lo soy capaz de imaginar. Gracias por la seguridad que le brinda a su esclava, por hacerla crecer como persona, como mujer, como la esclava que es.
La Amo.

La perra esclava
lilaNegra{AMANDA}

1 comentario:

jjadde, seda negra de Gor dijo...

la humillacion abre el corazon hacia la plenitud de la entrega..no te pasa, querida lila que entre mas humillada, mas adoras a tu Ama, es de esas contradicciones que la gente vainilla no entiende ni entendera nunca.....