PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Si desea preguntar algo a la esclava lilaNegra{AMANDA}, La esclava dará respuesta a sus preguntas. Si desea que se le responda en forma privada favor de advertirlo para tenerlo en cuenta. Por favor dirija sus cuestinamientos al correo de la esclava:

lilaoscura@gmail.com
En caso de no obtener respuesta de la esclava por favor reportelo a La Dueña de la esclava:

amandahernandez2@gmail.com


REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

Es Deseo de LA SEÑORA AMANDA, que esta esclava comparta en el blog algunas de las reflexiones, reglas, rutinas, etc. Todas ellas consecuencias de practicas, castigos, meditaciones, sentimientos etc. anotadas en su bitácora diaria de esclava. El orden de la publicación será al azar. En este sitio aparecerá la ultima publicada y las anteriores podrán consultarse en el siguiente enlace:

REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

"Es natural que esta esclava se sienta deprimida, triste y vacía cuando sabe que su actuar no resulta agradable a La Dueña".
27/10/10


jueves, 7 de mayo de 2009

Necesidad...


Como esclava de La Dueña hay algo que es primordial para mi. Sentir “SU CONTROL”
Leemos mucho sobre el control y sobre como lograrlo. Leemos a muchos dominantes y vemos que el control sexual es algo de lo primero que intentan. Lo entiendo, es algo que a tod@s nos atrae y nos causa morbo.
Sin embargo adentrada ya un poquitíto en esto de la esclavitud, donde como esclava no puedo hacer nada más que aquello que Ella me permite. Que debo pensar NO en lo que yo haría, como lo haría y en que momento lo haría, SI NO que debo pensar en que es lo que Ella desea que haga, en que momento, como y donde. No es el control de ciertos aspectos lo que me hace estar feliz de ser la esclava de la Dueña. Es ese sentimiento de que lo que haga lo debo hacer pensando en Ella. Es su control sobre mi en todos los aspectos.
Normalmente controla cuanto hago, y no necesita estar presente y lo hago porque no puedo dejar de hacerlo, no porque si no lo hago me castigue (algunas veces sucede), no porque alguien me este forzando a hacerlo. Lo hago porque ya no tengo otra opción, mi placer esta en eso. En saber que si bien puedo hacerlo como lo haría cualquier persona, mi sentimiento de esclavitud, el control que Ella ejerce en mi no me lo permite.
Si lo trasladamos un poco a ciertas prácticas de BDSM vemos que el control sobre la sexualidad o para ser más precisa debo referirme al control del orgasmo (ojo no a la denegación del mismo, o la castidad) es algo que disfrutan mucho Amos y sumisos. Y lo disfrutan y les causa mucho morbo y placer. La parte sumisa disfruta esa negativa de llegar al final hasta que su amo le da la autorización, su placer se acentúa porque trata de complacer a su amo, porque trata de salir avante de ese reto que le implica el controlar su instinto de explotar en una oleada de placer y retrasarlo a pesar de que cada ves se intensifica más. El amo disfruta viendo ese esfuerzo, se da cuenta que tratan de darle gusto, se complace en poder dominar a tal grado a su sumis@, se deleita viendo como sus ordenes junto con su accionar l@ vuelven loca de placer. Es el morbo, el placer de dar de ambas partes. Cuando por fin llega ese permiso y el Dominante dice, DAMELO, la parte sumisa, obedece y experimenta una liberación, un placer inusitado. El Dominante disfruta ver como se libera, como en ese momento deja de pensar la parte sumisa en si misma, en su Dominante, en su entorno, para abandonarse al placer. La ha llevado a un punto donde es libre por un instante al menos. Alcanzo esa libertad en su entrega, en su sumisión.
Si este tipo de morbo, de placer, por sentirse libre lo trasladamos a la vida en esclavitud pues se tiene que la parte esclava puede llegar a darse en todo momento y de forma total porque de esa forma en su esclavitud, encuentra su libertad. Su placer esta en que sabe que la única forma de ser libre es negándose así misma y entregándose de forma completa a su Dueñ@ y que a través de sus manos lograra esa libertad
No puede ser más libre, la única cosa que necesita en este mundo es el poder tener el privilegio de complacer a su Dueñ@. Lo demás que ocurre a su alrededor deja de tener importancia ante esto.

La perra esclava
lilaNegra{AMANDA}

2 comentarios:

guillermo dijo...

Hola Lila, ¡Cuánto tiempo que no te escribo, aunque te sigo semanalmente y puedo ver tu vida, leerla e imaginarla!. El post que has escrito es muy interesante, y, al final, refleja algo que es totalmente cierto, en lo que coincido contigo. Y es que el camino para conseguir lo que anhelamos es la renuncia, puede parecer paradójico pero en la renuncia se produce el vacío y en el vacío, paradójicamente, se alcanza la plenitud, es lo que han experimentado los budistas a lo largo de los siglos; Para conseguir el control total de la mente, por ejemplo, renuncian a los pensamientos y mediante la meditación intentan, no siempre lo consiguen, dejar la mente en blanco, produciéndose que, cuando esto sucede, se unen al todó cósmico y se apoderan de la mente, cosa que no ocurre cuando, como en nuestro mundo occidental, la mente se llena de pensamientos que, a la postre, producen que la mente se adueñe de nosotros.

En tu caso ocurre algo semejante. La renuncia a la libertad entregándote en Amanda, realmente lo que al final representa es que ganas la libertad, ¿ella la pierde? esto es lo que me pregunto. Si la dueña, apeteciendo el dominio de la libertad de otro, al adueñarse de la libertad de otro pierde su propia libertad...., pues nadie puede ocuparse al mismo tiempo de dos libertades. En el centro de este debate me parece que podemos analizar las relaciones BDSM desde otro ángulo muy diferente a lo que aparentan. Me encantaría que los comentaristas del post, ilustraran esta inquietud que me asalta.

Por lo demás, te mando besos cariñosos.

jjadde, seda negra de Gor dijo...

no anulamos nuestra voluntad,,,la cedemos....y somo delices en sentir que nuestro destino esta en las manos de quien no domina.....


Nada mas dulce que poder cerrar los ojos...entregarse....decir

soy Suya...