PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Si desea preguntar algo a la esclava lilaNegra{AMANDA}, La esclava dará respuesta a sus preguntas. Si desea que se le responda en forma privada favor de advertirlo para tenerlo en cuenta. Por favor dirija sus cuestinamientos al correo de la esclava:

lilaoscura@gmail.com
En caso de no obtener respuesta de la esclava por favor reportelo a La Dueña de la esclava:

amandahernandez2@gmail.com


REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

Es Deseo de LA SEÑORA AMANDA, que esta esclava comparta en el blog algunas de las reflexiones, reglas, rutinas, etc. Todas ellas consecuencias de practicas, castigos, meditaciones, sentimientos etc. anotadas en su bitácora diaria de esclava. El orden de la publicación será al azar. En este sitio aparecerá la ultima publicada y las anteriores podrán consultarse en el siguiente enlace:

REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

"Es natural que esta esclava se sienta deprimida, triste y vacía cuando sabe que su actuar no resulta agradable a La Dueña".
27/10/10


jueves, 18 de noviembre de 2010

Usada...


El fin de semana fue realmente agotador. El sábado por la mañana muy temprano me dispuse al lavado de la ropa. Como es costumbre para este tipo de tarea solamente me puse encima una blusa de algodón, unos shorts de mezclilla y unas sandalias de material sintético.
Estaba sacando la primera carga de la lavadora cuando me sorprendió.
“Perrita tu dueña amaneció sádica”
su voz me hizo voltear de inmediato.
Ahí estaba parada con la cabeza entornada a un lado y con una sonrisa en la boca.
Unas zapatillas de piso, una blusa de seda que dejaba transparentar sus senos y un short de algodón
En una de sus manos estaba el collar de sesiones.
Me llamo con una seña y al acercarme tomo mis mejillas con una de sus manos y dijo:
“vamos a jugar”.
Coloco el collar en mi cuello y lo jalo hacia abajo de tal forma que me forzó a hincarme primero y después a postrar mi frente sobre el piso. Levanto un poco su mano y haciéndome caminar a cuatro patas me introdujo a la casa. Me hizo levantarme y que me colocara las restricciones en las muñecas y tobillos. Cuando lo hice nuevamente su mano me hizo descender a poner mi cabeza sobre el piso y ordeno lamiera sus zapatos. Después de unos minutos me hizo ponerme nuevamente de pie. Saco mi pechos de la blusa sin quitarla por completo y bajo mi short a la altura de las rodillas. Me hizo colocarme a cuatro nuevamente y cuando lo hice se sento a horcajadas sobre mi espalda. Acaricio mi trasero y mi coño asi como mis muslos. Nalgueo mi trasero con sus manos, primero de forma suave y después de forma intensa. Se levanto y me hizo acostarme boca abajo en el piso. El cinto de cuero empezó a caer sobre mis glúteos, muslos y espalda. El escozor de los mismos no me hizo perder la cuenta ni olvidarme de agradecer cada azote.
Al N° 20 paro y pregunto:
¿sabes que deseo? ¿Qué busco?
No Señora.
Ya lo sabrás
Me dejo ahí por unos instantes.
Cuenta desde cero nuevamente ordeno
Pensé que seguiría azotando con el cinto.
.El silbido de la caña y la raya de fuego que cruzo mis nalgas me tomaron desprevenida.
Grite un ¡¡ HAYYY!! espontaneo que salió de dentro de mí
Cuenta perrita
Uno,
Al tercer azote de la vara no pude contener las lagrimas. Con voz entrecortada cante el tres.
Bien ya sabes que buscaba lila. ¿Me darás uno más?
Si Señora
Silbo la caña y atravesó muslo y glúteo.
Me hizo incorporarme y sentarme en el piso. Me abrazo y lamio mis lagrimas.
Me puso de pie me desnudo por completo y me hizo adoptar una postura de pie con manos en la nuca y las piernas abiertas.
Tomo un flogger y empezó a azotar el frente de su esclava. Pechos, vientre, coño y muslos.
Paro solo para meter de forma brusca sus dedos en el coño de su esclava y comprobar cuan húmeda estaba. Sus dedos entraron y salieron de forma rápida varias veces antes de tomar unas pinzas para pinzar los senos y los labios vaginales de la esclava. El flogger cayó una y otra vez desprendiéndolas una a una.
Cuando todas hubieron caído sus manos acariciaron el cuerpo de su esclava para terminar con una mordida en el labio inferior de su boca.
¿Estas bien perrita?
Si señora
Hizo subir a su esclava a la mesa. Le ordeno ponerse en posición para ser usada analmente.
La frente en la superficie de la mesa las manos bajo el cuerpo y el culo levantado.
Un chorrito de saliva cayo en el ano de la esclava. Un plug le fue puesto en la boca para que lo lamiera. El mismo que fue insertado en el culo de la perra lentamente.
Colocada de espalda sobre la mesa las muñecas fueron aseguradas a sus tobillos, Una cuerda fue colocada de cada rodilla a la mesa de tal forma que la esclava quedo abierta y expuesta.
La Dueña se coloco al frente y le susurro al oído:
Puedes correrte cuantas veces quieras, gemir cuanto desees y gritar de dolor cuanto te plazca, tienes mi permiso.
Usando sus manos, y boca la Dueña empezó a excitar a su esclava. Lo mismo acariciaban sus pechos cuellos y vientre como el coño de la perra.
Cuando empezó a gemir de placer la Dueña paraba. Así una y otra vez hasta que la hizo pedir que siguiera, confesar que solo era una perra en celo,
La Dueña solo sonreía y continuaba su ciclo de encenderla y apagarla.
En uno de esos intervalos le dijo a la esclava que le daría gusto, que seguiría sin parar.
Tomo un vibrador y la penetro. Se puso a la cabecera y empezó a chupar, lamer y acariciar los pezones de la esclava, cada que iba a llegar al climax. Los mordía, los jalaba o los pellizcaba.
Fueron muchos orgasmos alcanzados de esa forma, mezcla de dolor y ansiedad con el placer que aquel aparato le producía.
Paro unos minutos y nuevamente pregunto si estaba bien
Ante su afirmación la Dueña le comunico que deseaba un orgasmo mas de su parte. Uno que seria muy especial.
Su ama subió a la mesa y se sentó sobre su boca. Sus manos jugaban con los pechos de la esclava y de cuando en cuando la asfixiaba con su coño.
Descansaras cuando tu Dueña te de el privilegio de acabar en tu boca lila. Le dijo
Cuando al fin lo logro recibió el premio de beber las mieles de su Dueña.
Le dejo descansar un momento solamente ya que era solo el principio de un sábado lleno de placer y tortura para la esclava.

Nota:
Las marcas del cinto, y la vara aun quedan como recuerdo. A partir del momento en que la sesión del sábado termino ya por la noche y hasta la mañana del Martes la esclava tuvo que permanecer la mayor parte del tiempo con los pechos descubiertos ya que la sensibilidad de sus pezones no soportaba el roce de tela alguna.


La perra esclava

lilaNegra{AMANDA}

lunes, 8 de noviembre de 2010

Soy Lo Que ELLA Quiere Que Sea


Por fin puedo escribir y de alguna forma estoy contenta porque se ha terminado el castigo impuesto por la Dueña a esta su esclava.
Fueron muchos días sin privilegios de ninguna clase. Francamente (y no me quejo porque me lo gane y lo merecía), estuvo fuerte.
Siempre he preferido un castigo rápido que uno lento o largo. Si es un castigo no se de tantos o cuantos azotes pues no es que lo quiera una, que un castigo nunca se desea, ni se busca, pero los recibe una y ya, a otra cosa y tratar de no caer nuevamente en malas conductas.
Pero cuando me castiga por días y días, se hace eterno, se sigue pensando en todo lo que paso, se sigue sintiendo ese malestar, ese dolor, esa desilusión de La Dueña. Es difícil el tener que soportar su mirada de reproche, su forma de dirigirse verbalmente a su esclava, difícil el tratar de apaciguar los ánimos y encontrarse con una pared contra la cual me estrello ante respuestas como: Esta bien pero eso no cambia nada.
Ese sentimiento de haber fallado que no acaba porque sigue ahí latente mientras el castigo no se haya cumplido, me pone mal.
No se tome esto como queja o recriminación, como dije antes me lo gane y se que no le deje opción. Se que soy su propiedad y que puede hacer con su esclava lo que ELLA quiera y mande. Pero cuando se que no es para darle gusto y placer si no que es una medida disciplinaria para corregirme es muy difícil cumplir con ese tipo de castigo.

Señora, se que lo que hice estuvo mal, se lo he dicho mil veces. Se que lo que UD Hizo es lo correcto y quiero agradecerle ese castigo y esa disciplina que le impone a esta esclava, gracias por ponerla en su lugar, por hacerle ver, entender y aceptar que solo es lo que UD quiere que sea, no importando si UD decide que sea una princesa o una puta, una dama o una cerda, una joya o simplemente basura, Gracias por su paciencia y trabajo para hacerla una mejor esclava. Gracias por darme la oportunidad de pertenecerle.Siempre suya lila, su perra, su esclava, su puta

La perra esclava

lilaNegra{AMANDA}