PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Si desea preguntar algo a la esclava lilaNegra{AMANDA}, La esclava dará respuesta a sus preguntas. Si desea que se le responda en forma privada favor de advertirlo para tenerlo en cuenta. Por favor dirija sus cuestinamientos al correo de la esclava:

lilaoscura@gmail.com
En caso de no obtener respuesta de la esclava por favor reportelo a La Dueña de la esclava:

amandahernandez2@gmail.com


REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

Es Deseo de LA SEÑORA AMANDA, que esta esclava comparta en el blog algunas de las reflexiones, reglas, rutinas, etc. Todas ellas consecuencias de practicas, castigos, meditaciones, sentimientos etc. anotadas en su bitácora diaria de esclava. El orden de la publicación será al azar. En este sitio aparecerá la ultima publicada y las anteriores podrán consultarse en el siguiente enlace:

REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

"Es natural que esta esclava se sienta deprimida, triste y vacía cuando sabe que su actuar no resulta agradable a La Dueña".
27/10/10


martes, 9 de agosto de 2011

Rosas




6/08/2011


Hoy sábado después de comer Sandy y yo recogíamos la cocina. La Dueña me ordeno dejara lo que estaba haciendo y fuera a prepararle el baño ya que deseaba bañarse. Deseaba hacerlo en la tina en lugar de ducharse. Puse a llenar la tina con agua bien caliente como me lo ordeno y a preparar su salida del baño y su ropa.
Estaba en esos preparativos cuando tocaron a la puerta.
-lila, la puerta atiende-
Deje lo que estaba haciendo y abrí la puerta. Era un mensajero de la florería. Traía a entregar dos cajas cada una con una docena de rosas Rojas.
Antes de preguntar algo dijo:
-¿Lila Hernández, Sandra Taylor?-
-Si- asentí aun desconcertada.
-Firme por favor-
Firme y fui hasta la cómoda y tome unas monedas y se la di
-Gracias-
La Dueña y Sandy me miraban y preguntaron acerca de las flores y quien las mandaba.
No sé de quién ni porque dije,
-Busca una tarjeta- dijo La Dueña
Ambas cajas traían una tarjeta con solo dos letras en una caligrafía hermosa “SF”
Se la alargue a La Dueña.
-Y ese o esa ¿Quién es?. Preguntó
-Yo que se-
-Sandy ¿Tu sabes quién las envía?-
-No, no se Señora-
-¿Cómo que no saben?.-Bueno ponlas en agua y ahora veré quien las manda. ¿Cómo va mi baño?-
- está casi listo Señora-
-Cuando este me avisas y más les vale que en verdad no sepan quién las envía- dijo saliendo hacia su recamara
Sandy me miro y se acerco a las flores que estaban hermosas.
-¿De quién son?- preguntó
-Yo que sé, de alguien que nos conoce o te conoce-
-Que raro lila no recuerdo a nadie con esas iniciales-
-Pues yo menos y aquí pocas personas me conocen-
Acabe mi tarea de poner el baño de La Dueña y le avise.
-Dile a sandy que deje lo que está haciendo y venga a ayudarte-
Cuando regrese al cuarto de baño, me ordeno que la desnudara. Cuando lo hacía llego sandy. Me ordeno que me detuviera y que desnudara a Sandy. Cuando hice lo que me mando. Se dirigió a Sandy y le ordeno me desnudara completamente. Una vez que terminó me indico que siguiera con mi labor de desnudarla a Ella. Termine de hacerlo y nos ordeno esperarla ahí. Regreso con algunas cosas que deposito sobre el mueble donde se guardan las toallas.
- Voy a preguntar una vez más ¿quién les envió esas flores? Les advierto que hable a la florería y se ya quien se las envió-
-Si sabe quién díganos porque nosotras no sabemos- Me atreví a responderle
-Bien, ya que no saben…Pues creo que debo proceder a refrescar su memoria…
Sandy empezó a balbucear y le ordeno callarse y obedecer, cuando lo hubo hecho le fue prohibido hablar.
Le ordeno sentarse en la horilla del taburete.
Salió del cuarto de baño y regreso con los dos ramos de Rosas. Le ordeno a sandy abrir un poco más las piernas y coloco uno de los ramos entre sus muslos, lo empujo contra el pubis de sandy, ordenándole que cerrara los muslos y evitara que cayeran las flores. Cuando sandy lo hacía con sus manos la hizo que apretara fuerte las flores. Sandy, dejo escapar un hayy cuando las espinas se clavaron en su piel.
Tomó una Ball Gag, metió sus dedos en mi boca y la abrió, colocándome la mordaza.
Ordenó que levantáramos los brazos y pusiéramos las manos en la nuca.
Me ordenó permanecer de pie pero debía separar más las piernas. Tomó una rosa del otro ramo y empezó a acariciarme con ella. La deslizo sobre mi cuerpo, empezó en mi frente, mi nariz, paso entre mis pechos y finalizo en mi vientre. De pronto tomo la flor y la restregó en mi nariz con fuerza.
-Así que les mandan rosas, perritas. Ahora van a disfrutarlas-
La Dueña empezó a tomar flores de entre los muslos de sandy, cada vez que debía cerrar nuevamente las piernas era un nuevo hayyy de su parte.
Empezó a deslizar cada rosa que tomaba sobre mi piel. Los pétalos de la misma me acariciaban. Recorría todo mi cuerpo con ella, deteniéndose y acariciando de forma muy especial mis pechos y pezones, vientre y mi vagina al igual que el clítoris. Cada vez que se detenía después de un recorrido aplastaba la flor sobre alguna de estas partes.
Antes de cada nuevo recorrido podía escuchar el lamento de sandy cuando La Dueña retiraba otra rosa y como sus lágrimas se deslizaban por sus mejillas
El cuarto de baño empezaba a oler a Rosas de forma intensa. La Dueña había mezclado en el agua de la bañera una buena cantidad de extracto de rosas.
Paro un momento su ejercicio de acariciarme con las flores. Acaricio a sandy y la consoló un poco. Tomó otra rosa de entre las piernas de sandy, y procedió a recortarla un poco yo no veía lo que hacía porque me dio la espalda, quitaba las espinas de la misma. Su mano empezó a acariciar mis pechos, vientre y entrepierna. Cuando me sintió excitada, delatada por la humedad que me empezaba a invadir. Abrió mis labios, sentí sus dedos penetrándome y excitándome, salió y volvió a entrar solamente su dedo índice acompañado del tallo rígido y frio que me penetraba. Saco su Dedo nuevamente, dejando la rosa dentro de mi vagina. Afortunadamente para mí como ya comente había quitado las espinas del tallo.
-No, no me gusta como se ve- dijo
Con un movimiento rápido la sacó.
Dos nuevos “HAYYY” seguido uno del otro de parte de Sandy cuando tomo dos rosas más
Tomo una de ellas y me aterrorice la verdad cuando me di cuenta de lo que pretendía. Sus dedos hábilmente abrieron mis labios y de pronto sentí un dolor intenso cuando coloco una rosa entre ellos. La mordaza no me dejo gritar pero las lagrimas si delataron lo que sentí
-No creo que la puedas sostener con las piernas abiertas. Se me ocurre una idea lila-
La quito, y tomo una pinza, Abrió nuevamente mis labios, coloco la rosa y tomando los dos labios con sus dedos los pinzo cerrándolos. El dolor fue muy intenso, y me hizo encogerme un poco. Tomo la otra Rosa y se puso a mis espaldas. Sus manos abrieron mis glúteos y sentí como el tallo era colocado entre ellos. Apretó con una mano mis nalgas y para evitar que se abrieran y la rosa cayera coloco un pedazo de cinta de ducto en ellos
-Así te ves mejor- dijo
Las espinas me hacían daño. Sobre todas las que estaban entre los labios. Cualquier movimiento me lastimaba.
Ordenó a sandy que abriera las piernas y saco las rosas poniéndolas a un lado.
-Sandy colócate tres pasos a lado de lila-
Tomó una rosa y la colocó entre los pechos de sandy, Tomó la cinta de ducto y le dio una vuelta alrededor de los mismos para evitar que la rosa cayera. Nuevos quejidos y lágrimas de la cachorra.
-Bien Ahora ya las dos están decoradas “con sus Rosas”- dijo
Los “HAYSSS” de sandy serian ya casi continuos y los míos no tanto, no porque no quisiera gritarlos, simplemente no los exprese porque la BallGag me lo impedía.
Tomó las rosas de donde las había dejado y las arrojo a la tina
-Bien ¿me dirán quién mando las rosas?
Sandy dijo nuevamente que no sabía y yo de igual modo negué con la cabeza
-Así que no saben-
Tomó unas cuantas rosas que estaban en el agua de la tina, para a continuación azotar con ellas de forma indistinta a sus esclavas. Cuando estas se rompieron volvió a preguntar y ante nuestra negativa repitió la operación y así hasta que no quedaron más rosas. De las tres rosas colocadas en nuestros cuerpos solo quedaron los tallos. Cuando las rosas se acabaron,
Se acerco a sandy, la abrazo, la consoló y le dijo que le creía que no sabía. Con cuidado retiro la cinta de sus pechos y retiro el tallo de la rosa de entre ellos.
-Bien lila, creo que es hora de que me digas quien envió las rosas.-
Mientras decía esto quito la BallGag de mi boca Trague saliva y le respondí que en verdad no sabía, que no le mentía.
Despegó la cinta que unia mis glúteos y retiro el tallo de entre ellos. A continuación con cuidado quito la pinza de mis labios, los abrió con cuidado y retiro el tallo procurando no hacerme más daño.
Me abrazo y me dijo que me creía. La blanca piel de sandy, desde los muslos hasta sus pechos estaba enrojecida y lacerada por los azotes con las espinas. Varias rayas producto de las varas recorrían su piel sobre todo en los glúteos. Su cara estaba toda manchada por el rimmel que se había corrido por sus lágrimas.
Por mi parte, me ardían tremendamente los labios y la parte interna de los glúteos. Mis muslos, nalgas, vientre y pechos estaban lacerados. Pequeñas gotitas de sangre brotaban de donde las espinas se clavaron.
Ordenó que juntáramos los pétalos y los pusiéramos en la tina
-Bien perrita, métanse a la tina-
-Quiero que se queden ahí un largo rato. Ayúdense una a otra a revisarse y quitarse las espinas. Háganlo bien no quiero que les vaya a quedar alguna. Tienen mi permiso de jugar y hacer lo que gusten. Si el agua se enfría pueden abrir el grifo del agua caliente. Quiero que descansen. Se lo han ganado-
Dicho eso salió del cuarto de baño y no regreso hasta casi una hora después.
Nos quedamos ambas un momento sin decir nada y después procedimos a quitarnos los restos de las espinas. Afortunadamente no eran muchas.
Nos quedamos ahí acostadas en la tina frente a frente preguntándonos quien sería quien mando las flores. Cuando empezábamos a quedarnos medio adormiladas regreso La Dueña.
Llevaba en cada mano una de sus batas de salida de baño.
-Salgan, ya es hora, no quiero se vayan a enfriar-
Nos arropo con las toallas, y nos llevo a su recamara. Ya ahí, tomo un frasco de loción de Rosas y nos froto el cuerpo totalmente con ella. Fue delicioso aunque ardió un poco.
Cuando termino nos indico:
-Ha sido una tarde, muy especial para las tres, estoy cansada y supongo que Uds. Más. Así que dormiremos una siesta. Acuéstense cada una a un lado mío quiero que nos durmamos abrazadas.
Cuando nos despertó era ya de noche. Nos levantamos adoloridas pero contentas. Las marcas duraran unos días recordándonos esta tarde. La cena estaba lista y servida. La mesa estaba bellamente adornada con dos velas y tres Rosas una encima de cada plato. La Dueña nos sorprendía con ese detalle
Durante la cena, nos confeso que todo había sido planeado y nos confeso que Ella había enviado las flores y el porqué las Rosas venían con esas iniciales.
Me caigo de sueño. Dejo mi diario por hoy Voy a dormir


La perra esclava

lilaNegra{AMANDA}