PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Si desea preguntar algo a la esclava lilaNegra{AMANDA}, La esclava dará respuesta a sus preguntas. Si desea que se le responda en forma privada favor de advertirlo para tenerlo en cuenta. Por favor dirija sus cuestinamientos al correo de la esclava:

lilaoscura@gmail.com
En caso de no obtener respuesta de la esclava por favor reportelo a La Dueña de la esclava:

amandahernandez2@gmail.com


REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

Es Deseo de LA SEÑORA AMANDA, que esta esclava comparta en el blog algunas de las reflexiones, reglas, rutinas, etc. Todas ellas consecuencias de practicas, castigos, meditaciones, sentimientos etc. anotadas en su bitácora diaria de esclava. El orden de la publicación será al azar. En este sitio aparecerá la ultima publicada y las anteriores podrán consultarse en el siguiente enlace:

REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

"Es natural que esta esclava se sienta deprimida, triste y vacía cuando sabe que su actuar no resulta agradable a La Dueña".
27/10/10


lunes, 4 de marzo de 2013

Sorpresa...


Los invitados llegaron puntuales. Guarde sus abrigos y bolsos y los hice pasar a la estancia donde estaba la Sra. esperándoles. La Cachorra daba los últimos toques a la cena en la cocina. Después de que se saludaron les ofrecí algo de tomar y una vez que quedaron servidos me fui a ayudar a Sandy.
La cena era una cena informal con personas del medio BDSM. La vestimenta no era de código por lo que vestíamos de forma normal a excepción del collar  
Eran tres parejas, a dos de ellas las conocíamos. A la otra no. La mesa estaba dispuesta para 8 personas según había ordenado la Sra. Teniendo en cuenta que de las parejas que conocíamos las dos mujeres eran sumisas, pensamos que aun faltaban más invitados. Normalmente en estas reuniones las partes sumisas no comparten la mesa con los Dom. De la pareja desconocida ni la Mujer ni el Caballero mostraban algún indicio de su rol.
Cuando la cena estuvo lista Sandy le informo a la Sra. Pasaron al comedor y  contra lo acostumbrado se sentaron todos a la mesa y la Sra. llamo a Sandy a que sentara junto a Ella a compartir con los invitados. Me ordeno que sirviera yo.
Durante la cena charlaron como normalmente lo hacen de cosas de todos los días, anécdotas, y situaciones.
Después del postre la Sra. dijo que el café lo tomarían en la estancia.
Serví el café a todos y me retire a la cocina.
La Sra. me llamó y me ordeno esperar de pie en el centro de la estancia.
-Paúl- dijo: -Puedes proceder-
El hombre de la pareja desconocida, se puso de pie y se acerco donde estaba yo. Empezó a desabotonar mi blusa y yo con la mirada busque la de la Sra. Su mirada era esa que adopta para decir “No me hagas quedar mal”.
Paúl no termino de desabotonar mi blusa dejo los botones inferiores sin hacerlo. Con sus manos saco mis pechos y tiro del sostén hacia arriba dejándolos al descubierto. Sus manos los acariciaron y apretaron. Trate de no pensar de poner mi mente en blanco. El hombre tomo mi blusa por los hombros y la bajo, dejándome con esto con los brazos pegados al cuerpo y el torso desnudo. Se situó detrás mío y desabrochando el sostén lo retiro. Sus manos palparon mis pechos y pellizco mis pezones hasta lograr que se endurecieran delante de la concurrencia. Me soltó, subió nuevamente mi blusa y sin decir palabra se fue a sentar nuevamente a su lugar.
Pasaron unos segundos, de esos segundos que parecen horas. Miraba las caras sonrientes y la mirada de la Sra. satisfecha.
-A cuatro- dijo la Sra.
Me puse a cuatro patas y ordeno nuevamente:
-Ve donde Paúl, perrita-
Camine a cuatro hasta donde estaba sentado el Caballero. Al llegar ahí la Sra. me ordeno ponerme sobre sus piernas boca abajo. Hice lo que me dijo y el hombre aquel procedió a levantar mi falda y acariciar mis nalgas sobre las bragas. Después de unos minutos la Sra. asintió con la cabeza y el hombre aquel empezó a nalguearme. Sus palmadas eran fuertes y las distribuía por mis nalgas y muslos. Paró un momento, solo para bajar mis bragas a los muslos y separar un poco mis piernas. Los azotes volvieron a caer sobre mí. Las nalgas y muslos me ardían ya, podía sentir como la sangre se concentraba en ellos, cuando paro. Sin decir más me ayudo a bajar de sus piernas. Volví a la postura de perra y la Sra. exclamo:
-lila, creo que debes agradecer a Paúl. Y creo que una buena forma de hacerlo es lamiendo sus pies y chupando sus dedos-
Uff ojalá que al menos estén limpios pensé para mi.
Solté las correas del calzado, retire los calcetines y tome uno de los pies llevándolo a mi boca.
-Así no perra- Dijo la Sra. Inclínate y lámelos sin tocarlos con tus manos-
Hice lo que me dijo… Me sentía muy mal. No podía dejar de oír las risas y comentarios sobre lo que sucedía. Sabía que los ojos de tod@s estaban sobre mí. Ahí inclinada con las tetas asomando, el trasero rojo al aire y las bragas en los muslos frente a Ell@s.
De pronto la Sra. se levantó. Se acerco a donde estaban lamiendo los pies de Paúl y tomándome del cabello me levanto la cabeza y me llevo nuevamente a cuatro patas hasta el centro de la estancia. No dijo nada solo su mirada que me expresaba su satisfacción. Me hizo ponerme de pie jalando mi pelo.
-En espera-
Puse mis manos enlazadas en la nuca, los codos abiertos y las piernas tan separadas como las bragas me lo permitieron.
Paúl se levanto nuevamente, se acerco y situándose detrás de mí, puso sus manos delante y levanto poco a poco mi falda por el frente, dejando a la vista de Tod@s mi coño. Una de sus manos se poso sobre el y con un dedo recorrió mi raja, frente a todos. Sentí que mi cara era un tomate en un horno. Su dedo se metió en mi coño y salio de inmediato, Su mano subió a la altura de mi boca e introdujo su dedo en ella dándome a probar mi intimidad. Lo chupe y lo retiro. Desabotonó mi falda la cual cayó al piso. Se inclinó y sacó mis bragas dejandolas a mis pies. Se puso al frente y fue entonces cuando su mirada se cruzo con la mía y pude ver una sonrisa en ella. No pude dejar de pensar en ese instante que era cómico como debía verme ahí desnuda, expuesta solo vestida con una blusa a medio abotonar con las tetas al aire. Supongo que son mecanismos que la mente usa para ayudar en estas situaciones.
Desabotonó por completo mi blusa y la saco dejándome desnuda por completo. Su dedo volvió a penetrar mi coño y salio nuevamente pero en vez de dármelo el lo llevo a su boca y los chupo ávidamente.
Empezaba a excitarme y sabía que si no controlaba mi mente pronto sería evidente.
Sus manos se apoderaron nuevamente de mis senos, los acarició, pellizco y jalo los pezones y cuando estuvieron erectos sin ninguna advertencia los propino una fuerte bofetada. El dolor ante lo inesperado de su acción me hizo dar un paso atrás e inclinarme un poco.
Se retiro y fue a su silla.
La Sra. se acerco y acercando su copa a mi boca me dijo que bebiera. Me abrazó y susurro a mi oído que estaba orgullosa.
Paúl volvió a levantarse y se puso a frente a mí retirado unos pasos. La mujer que lo acompañaba se acerco y sin decir nada empezó a desnudarlo. Pensé era su sumisa desnudando a su Amo y empecé a pensar que me esperaba.
Cuando estuvo desnudo por completo a excepción de los boxers que usaba. Un tipo bien formado de unos 35 años que se veía que cuidaba de su cuerpo pero sin exageración.
La mujer preguntó si yo podía quitarle los Boxers. La mirada de la Sra. me dijo que siguiera.
Me acerque y con sumo cuidado baje los boxers y con gran sorpresa me encontré con que el tipo aquel llevaba un implemento de castidad. Debo reconocer que me desconcertó eso. No lo esperaba. La mujer dirigiéndose a mí, dijo:
-lila necesito pedirte un favor.- Alargo una vara y dándomela dijo:
–Azótalo hasta que te diga. ¿Quieres?-
-Lo que ordene Ud- dije
Acerco una silla, hizo inclinarse a Paúl sobre ella con las manos sobre el asiento y dijo
-Empieza lila, si eres tan amable-
La verdad es que no sirvo para ese tipo de cosas, soy masoquista, no sádica.
Empecé a hacerlo, pero a los pocos azotes se acerco la Mujer y tomando la vara en sus manos dijo:
-Niña eres muy blanda te enseñare como-
Tomo impulso y descargo la vara sobre los glúteos de Paúl dejando de inmediato un verdugón en ellos. Paúl aunque lo esperaba no pudo dejar de pujar y mover las caderas de un lado al otro tratando de alivianar el escozor que debió causarle.
La mujer volteo a la concurrencia e invito a que azotaran a Paúl.
La vara fue de mano en mano y el pobre Paúl acabo con las nalgas y los muslos rayados con los verdugones que la vara levanto.
Cuando la azotaina acabó, la mujer se acercó y dijo:
-lila necesito de tu ayuda-
En las manos traía un Plug anal, un tubo de lubricante y unos guantes de látex. Me alargo los guantes indicando me los pusiera. Puso a Paúl con la cara al piso y  el trasero levantado.
Puso lubricante en mis manos enguantadas y me pido lo lubricara.
Empecé a tratar de hacer lo que me dijo pero no se quien estaba mas nervioso si Paúl o yo el caso es que no podía introducir bien mi dedo para lubricarlo.
Una nalgada en el trasero escocido del pobre Paúl acompañado de un “Abre Perro” de la Mujer lo hizo relajarse de inmediato. Cuando considero que ya estaba listo la mujer tomó el plug y empezó a empujarlo y girarlo en el recto de Paúl hasta que estuvo todo dentro.
Le hizo permanecer en esa postura frente a tod@s por un largo tiempo.
La Sra. me indico que podía ir a cenar a la cocina. Me estaba apenas sirviendo cuando llego Paúl tan desnudo como yo y dirigiéndose a mi me indicó que le habían mandado a servirme. Aunque le dije no era necesario, me pidió aceptara porque si no podía ser castigado.
Mientras me servia me explico que era nuevo, que tenía pocos días al servicio de su Ama y que esta aun no le había dado su collar. Se disculpo por todo lo que había tenido que hacer conmigo, pero me explico que era lo que le habían ordenado. De igual forma se desvivió por hacerme sentir bien. Que era un honor el haber compartido conmigo, que sabia de mi experiencia, que si me había dado cuenta de la cara de orgullo de mi Sra. y de admiración de los otros Amos y sumisas. Y entre comentario y comentario se deshacía en disculpas.
Estaba terminando de cenar cuando la Sra. me llamó. Los presentes querían felicitarme. Aunque en el fondo este tipo de felicitaciones y comentarios me hacen feliz porque a mi Sra. la hacen sentirse orgullosa, me cuesta trabajo recibirlos.
Al final la que hablo fue La Sra.
-lila en verdad me hace muy feliz tu entrega y me siento orgullosa de ti. Pero quiero que e quede claro que no eres más que ninguna otra esclava ni sumisa. Que no eres más que paúl. Que solo eres mi propiedad, mi juguete, mi perra.-
-Si Sra. lo se. Gracias a tod@s por sus comentarios-
Me invito a sentarme al otro lado de Ella.
La Dueña de Paúl lo llamó.
Este acudió de inmediato y la mujer sacó una caja de regalo y se la alargo. Paúl la abrió y cuando vio lo que había en ella se puso de rodillas, beso los pies de su Sra. y le dio las gracias. Fue un momento emocionante para todos. La cara de Paúl decía todo.
Saco de la caja el collar que había en Ella y lo mostró a todos. Su Dueña se lo quito de las manos y dijo:
-Paúl espero que pueda guiarte como se debe y hacer de ti un buen sumiso. Espero que nunca traiciones tus ideales ni mi confianza. Hoy te pondré este collar y serás mi propiedad.
No habrá nada más importante que servirme y cambio tendrás mi guía y mi cuidado.-
Volteo a verme y sonriéndome me hizo seña de acercarme. La Sra. me indico que lo hiciera.
La Domina tomo el collar, se puso delante de Paúl. Con su mano levanto la cara de este y le indico que la mirara a los ojos. Pasó el collar por el cuello de paúl y me pidió que lo abrochara por la nuca.
Cuando quedó puesto, solo dijo:
-Ahora si ya puedes decir que eres mío-
Paúl le dio las gracias y nuevamente se hinco a besar sus pies.
A partir de ese momento todos compartimos el resto de la velada. Paúl no dejaba de estar pendiente de mí, por supuesto sin descuidar para nada a su Ama.
Ya en la madrugada cuando nos disponíamos a dormir La Sra. Amanda me dijo que estaba orgullosa de mí. Me explicó que no me había dicho nada para que todo saliera espontáneo y que además quería que me sintiera humillada porque ya me hacia falta el que me hiciera ver que no soy más ni mejor que otr@s sumis. Podré tener mas experiencia pero no soy más que su juguete, su propiedad y que cada que haga falta buscara la forma de hacerme ver lo que soy.

La perra esclava 

lilaNegra{AMANDA}