PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Si desea preguntar algo a la esclava lilaNegra{AMANDA}, La esclava dará respuesta a sus preguntas. Si desea que se le responda en forma privada favor de advertirlo para tenerlo en cuenta. Por favor dirija sus cuestinamientos al correo de la esclava:

lilaoscura@gmail.com
En caso de no obtener respuesta de la esclava por favor reportelo a La Dueña de la esclava:

amandahernandez2@gmail.com


REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

Es Deseo de LA SEÑORA AMANDA, que esta esclava comparta en el blog algunas de las reflexiones, reglas, rutinas, etc. Todas ellas consecuencias de practicas, castigos, meditaciones, sentimientos etc. anotadas en su bitácora diaria de esclava. El orden de la publicación será al azar. En este sitio aparecerá la ultima publicada y las anteriores podrán consultarse en el siguiente enlace:

REFLEXIONES DE LA ESCLAVA

"Es natural que esta esclava se sienta deprimida, triste y vacía cuando sabe que su actuar no resulta agradable a La Dueña".
27/10/10


miércoles, 16 de mayo de 2018

Misterio


Mientras hacia mis tareas en casa recibí un mensaje de la Señora:
“lila te espera Jenny  donde siempre a las 12.00. Me avisas cuando estés de regreso en casa”
Eran las 10.30 de la mañana y al verlo de inmediato deje lo que tenía que hacer y corrí a la ducha. Apenas tenia tiempo de cumplir con lo que me ordenaba. Me vestí,  con la blusa blanca abotonada al frente, un liguero negro, medias negras, una falda negra a medio muslo y los tacos negros. Me cepille el pelo y lo ate en una cola de caballo. Me maquille muy discretamente mientras esperaba el taxi que me llevaría donde Jenny.
Subí al taxi, le di las instrucciones al chofer y con alivio vi al llegar al centro comercial que aun faltaban 10 minutos para las 12. Fui directamente a la cafetería y pude ver que ya me esperaba Jenny sentada en una mesa.
“hola” -dijimos ambas al mismo tiempo- riendo por la coincidencia.
¿Deseas tomar algo? – pregunto Jenny
-No Gracias-
-Entonces ¿nos vamos?-
-Si cuando tú digas-
Tomo su bolso y salimos juntas rumbo al estacionamiento.
Jenny es una chica joven castaña clara, de apenas unos 26 años, muy hermosa, siempre amable, discreta y con una bella sonrisa en su cara siempre.
Subimos a la camioneta y salimos rumbo a nuestro destino. Intercambiamos unas pocas palabras de cortesía como ya era costumbre, hablamos sobre las noticias, y cosas sin importancia. Cuando estábamos ya cerca  de nuestro destino. Aparco la camioneta a un lado de la calle y saco de su bolso el  antifaz nocturno y me lo alargo. Lo tome y me lo coloque sobre los ojos. Una vez que se aseguro que lo tuviera bien puesto arranco la camioneta nuevamente y como en otras ocasiones  a los pocos minutos se detuvo por unos instantes antes de entrar en el estacionamiento del condominio. Escuche como se cerraba la puerta automática del estacionamiento.  Jenny  me quito el  antifaz y fuimos hasta el ascensor. La puerta del mismo se abrió en el recibidor del departamento y Jenny me acompaño hasta la sala del mismo.
-espera – dijo y me dejo sola ahí. Yo sabía que vendría, después de todo no era la primera vez que esto sucedía.
-Buenos días lila- oí como la Sra. Me saludaba
-Buenos días Sra.- respondí de inmediato

Vestía  tacos y medias blancas y una hermosa bata  blanca de seda que no ocultaba su joven y  hermoso cuerpo. Como en ocasiones  anteriores su cara era ocultada por una mascara que no permitía ver sus facciones.
Se acercó y me indicó que la siguiera. Entramos a su recamara y después de cerrar la puerta. Sus manos desabotonaron mi blusa y la puso a un lado de la cama para después acariciar mis pechos desnudos, los masajeo, los beso y dio una pequeña mordida a uno de mis pezones. Sus manos seguían el ritual que tenía. Desabrochó mi falda y momentos después su mano se metió entre mis muslos acariciando suavemente mi coño. Me tomo por la cola de caballo me hizo avanzar unos pasos y tirando hacia debajo de la cola de caballo dijo:
-A cuatro- mientras me indicaba que subiera a la cama.
Tome la posición  y pude sentir como sus manos  alternaban sus caricias entre mis pechos, mis nalgas y mi coño.  Subió a la cama y sentándose en la cabecera tiro de la cola de caballo con su mano  metiendo mi cabeza entre sus muslos. Hice lo que esperaba de mí. Lamí, chupé los labios y el clítoris de aquel coño perfumado contra el que oprimía mi cara. Mi lengua la penetro provocando gemidos de placer. Y expresiones de:
-sigue, sigue así…-
Después de un rato de dicha labor, un estremecimiento de sus muslos y una descarga de sus jugos me indico que se estaba corriendo.
-No pares- dijo de forma desesperada.
Seguí hasta que me separo de entre sus muslos.
-Eres única perrita, lastima que tengas dueña-
-Gracias Señora-
-Espera  aquí-
Sentí como se puso de pie, bajo de la cama y oí como se alejaba hacia el baño adjunto a la habitación. A los pocos minutos, apareció Jenny  y me ayudo a vestirme, sin decir nada. Me guio hasta la salida, pidió el ascensor, subimos a la camioneta y antes de abandonar el estacionamiento del condominio volvió a colocarme el antifaz y salimos del lugar.
Minutos después aparco la camioneta, retiro el antifaz y preguntó:
-¿Te llevo a alguna parte?-
-a casa por favor-
El camino a casa como las veces anteriores fue casi en silencio todo el camino. Un silencio un poco incomodo para ambas.
Llegamos a casa, baje de la camioneta y me despedí de Jenny.
Le avise a La Dueña que estaba en casa de regreso y solo pregunto si estaba todo bien a lo que respondí que si.
No  ha querido decirme la Señora, quien es su amiga, ni porque tanto misterio. Cuando pregunte la primera vez lo único que recibí como respuesta fue:
-La curiosidad no es buena ya vez que dicen que mato al gato. Son cuestiones que a ti no te importan. Simplemente dedícate a obedecer sin cuestionar.-  
De igual forma cuando he tratado de sacar algo de información de Jenny lo único que encuentro es un silencio absoluto o respuestas como no estoy autorizada a darte esa información

Así que he dejado de preguntar y preguntarme y como dijo la Señora cada vez que son requeridos mis servicios me concentro en hacerlo bien y no hacer quedar mal a La Dueña

La perra esclava
 lilaNegra{AMANDA}

5 comentarios:

Jade Sofhia dijo...

la confianza en fundamental en una relación de este tipo
le felicito por confiar plenamente en tu Señora
estoy segura de que Jeny es alguien importante para ella
de no ser asi no creo que te cediera a cualquiera
besos y abrazos desde colombia

y muchas gracias por compartirnos algo de vuestra vida es un honor leerles

lilaNegra{AMANDA} dijo...

Hola que gusto tenerle por aca.
No creo que una relación como la que existe entre mi Señora y yo pudiera darse si no hubiera una total confianza.
Imagino que si debe ser alguien de su total confianza para cederme de esa forma. Jenny es solo la chica que se encarga de llevarme y regresarme y también es extremadamente discreta sobre esa Señora. Qizas algún día pueda descifrar el misterio, aunque en verdad no se si en verdad quiera hacerlo ya que ese misterio es algo que le agrega mucha emoción y adrenalina

Anónimo dijo...

Tengo una curiosidad si Jenny puede ser sumisa de la señora w

LoDo Jim dijo...

Great stuff, I enjoyed it very much.

Belén dijo...

Hace años descubrí este blog por casualidad y me enamoró. Ahora, acabo de ponerme bajo la protección de una Dómina por primera vez en mi vida. Sé que soy sumisa y he tomado la decisión de explorar mis límites. Con ella llevamos muy poco y todavía no nos conocemos en persona. De momento hablamos y hablamos y hablamos de todo. Ella me enfrenta a todos mis miedos y bloqueos, me pone a prueba, me exige (muchísimo), y siento que me cuida, se preocupa por mi y desea que me acepte. Pero es tan difícil... Una parte de mi desea abandonarse; otra, la que no lo consigue aceptar, lucha con uñas y dientes contra ello. Todavía soy muy nueva y creo que he caído "en buenas manos", pero es muy difícil. Espero aprender de vosotras, me parecéis una inspiración. Un abrazo